lunes. 11.12.2017 |
El tiempo

El paso de la gestión de los servicios sociales a la Junta, epicentro de las discusiones en el Pleno de la Diputación

El paso de la gestión de los servicios sociales a la Junta, epicentro de las discusiones en el Pleno de la Diputación

La batalla dialéctica entre Aurelio Tomás y Laura Rivera ha tenido como telón de fondo, en esta ocasión, la propuesta de aprobación del acuerdo marco entre la Diputación y la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta para la cofinanciación de esta serie de proyectos de cara a las anualidades 2015 y 2016. Con la nueva normativa, la administración regional gana peso en la gestión, aunque también aumenta su aportación, que pasará a rozar los once millones de euros de cara al presente ejercicio y al próximo.

El escenario de este nuevo enfrentamiento ha sido, una vez más, la sesión plenaria de la Diputación, que se ha celebrado este viernes con el punto referido a los servicios sociales como plato principal y "uno de los más importantes de todo el año", como lo ha definido Aurelio Tomás. El propio portavoz popular ha subrayado que con el nuevo acuerdo "todos los zamoranos van a estar atendidos" y ha recordado que, más allá de la aportación de la Junta, el área de Servicios Sociales es la mejor dotada económicamente dentro de la propia institución provincial, con una cantidad invertida, para este ejercicio, de 15 millones de euros.

Por su parte, Rivera ha calificado de "insuficiente" el acuerdo marco, una interpretación en la que ha contado con el apoyo de los socialistas. La portavoz de Izquierda Unida ha pedido una gestión "más cercana" para los servicios sociales y ha criticado la llamada Ley Montoro, artífice de esta modificación competencial. Aurelio Tomás ha salido en defensa de esta normativa, que ha calificado de "necesaria" y "garantista" de que la Junta cumpla con el compromiso establecido en el acuerdo.

Más allá de estos puntos, dentro del orden del día se ha confirmado la modificación de la estructura de las comisiones, que pasarán a contar con nueve miembros para que el PSOE no salga tan perjudicado de un reparto que, con la organización anterior a este cambio, le había dejado con un representante de siete a pesar de que cuenta con ocho de los 25 diputados del Pleno.

Asimismo, y también con una cierta polémica entre los puntos de vista del Partido Popular y los de Izquierda Unida, se han aprobado la Cuenta General de la Diputación correspondiente al ejercicio del 2014 y las líneas fundamentales del nuevo presupuesto para el año 2016. 

Comentarios