lunes. 11.12.2017 |
El tiempo

Viejas glorias de la política zamorana rememoran las bodas de plata de los comicios de 1991

Viejas glorias de la política zamorana rememoran las bodas de plata de los comicios de 1991

Un banquero, un abogado, un empresario y un profesor lideraron los principales partidos políticos de las elecciones municipales de 1991. Este jueves 26 de mayo, veinticinco años después de aquella fecha, los cuatro candidatos volvieron a reunirse en torno a una mesa. No para dialogar, debatir y llegar a un consenso sino para reecontrarse y recordar anécdotas de aquel proceso electoral. 

¿Diferencias y semejanzas con la tesitura política actual? “No es nostalgia pero no hay color”, respondía con rotundidad Luis Calvo. “Luego lo haríamos bien, mal o regular pero todos íbamos con el convencimiento de que todos íbamos a ganar y de que nuestro programa era el mejor”, sostenía el vencedor de aquellas elecciones de 1991. El que fuera dos veces alcalde de Zamora confesaba recordar esa etapa política como los “peores años de su vida” por intentar hacer “todo perfecto”: “ahora los candidatos no sufren absolutamente nada”, comparaba entre risas. 

Además, el dirigente socialista señalaba que el antagonismo ideológico existente entre los partidos no traspasó “ni un pelo” a la relación personal entre sus máximos representantes. Un anhelo al que se sumaba Francisco Molina de Izquierda Unida, quien recordaba que pese a las “burradas dialécticas” de antaño, la democracia les había permitido “discrepar en la línea política y no en la personal”. 

Por su parte, Luis Rodríguez San León, lamentaba la pérdida de población en estos últimos veinticinco años y la “degeneración” de la política: “los que nos presentamos entonces teníamos nuestra nómina por nuestros diferentes oficios, ahora los políticos solo quieren mantener el puesto como sea y cobrar 7.000 euros o más, lo demás les importa un bledo”, criticaba. En la misma línea, el popular Bahamonde rememoraba la oferta de equipo de gobierno a cuatro propuesta por Andrés Luis Calvo, una situación “impensable” hoy en día. 

En cuanto a las próximas elecciones del 26 de junio, Paco Molina mostraba su convencimiento por parte de Unidos Podemos de robarle un escaño al Partido Popular. Por alusiones, Bahamonde se mostraba cauto asegurando que habría que esperar a los resultados aunque consideraba que no iba a haber muchos cambios y arremetía contra el concepto actual de cultura democrática. Andrés Luis Calvo expresaba su preferencia por un gobierno presidido por el partido socialista o, al menos, “no presidido por el grupo popular”. Por último, Luis Rodríguez San León, pronosticaba un reparto de escaños entre PP, PSOE y Unidos Podemos e invitaba a algunos de los presidentes “que no respaldan la mayoría de sus afiliados” a “bajar a la calle y ver que se están equivocando”. 

Comentarios