martes. 21.11.2017 |
El tiempo

Una retirada a tiempo

Una retirada a tiempo

Eduardo Ranz ha sido protagonista este miércoles de una de las noticias del día. El abogado anunció la puesta en marcha de un proceso con el que pretende eliminar los símbolos del Franquismo de las ciudades españolas. Para lograrlo, en el día en el que se cumplían 142 años del inicio de la Primera República (1873-74), presentó una demanda contra 38 alcaldes de diferentes puntos de la geografía nacional, en cuyas localidades aún se pueden hallar monumentos, carteles o insignas que honran la Dictadura.

En un principio, Zamora aparecía en ese amplio listado y, por ende, Rosa Valdeón, como alcaldesa de la ciudad y receptora de la demanda. No obstante, la inclusión de la capital se trataba de un error. Según explicó el propio Eduardo Ranz, en declaraciones a Zamora24horas, la relación de localidades se confeccionó tras el envío de imágenes de ciudadanos que se prestaron a colaborar con la causa. Uno de ellos, remitió al abogado una fotografía del interior del Palacio de los Momos, donde se ubicaba una placa en la que se podía leer: 'Bajo el mando del Caudillo de España Excmo. Sr. D. Francisco Franco Bahamonde y siendo ministro de Justicia el Excmo. Sr. D. Antonio Iturmendi Bañales, se terminó este edificio que fue inaugurado el día 22 de septiembre de 1951'.

Esta placa se hallaba, efectivamente, situada en el interior del edificio que alberga la Audiencia Provincial, pero fue retirada en abril del año 2011 por el Ministerio de Justicia. Desde el Ayuntamiento expresaban este miércoles su incredulidad ante la posibilidad de que Rosa Valdeón estuviese incluida en esa lista, incluso en el supuesto de que la placa del Palacio de los Momos se mantuviera en el interior de las dependencias. Fuentes del Consistorio negaban cualquier responsabilidad al respecto al tratarse de un espacio dependiente de otra institución y, en ningún caso, de la gestión municipal.

En esta ocasión, Zamora, al contrario que otras capitales vecinas como Salamanca, ha evitado la denuncia, pero algunas localidades de la provincia lo tendrán más complicado dentro de aproximadamente dos meses, cuando Ranz y su equipo comiencen a incidir también en la necesidad de modificar el nombre de las calles que llevan implícito un reconocimiento al Régimen, una circunstancia que afectará a un buen número de municipios cuya nomenclatura, en todo caso, no se pretende cambiar antes del proceso electoral de mayo por las dificultades burocráticas que podría entrañar.

La capital también podría verse afectada por esta nueva oleada de denuncias, ya que la intención de Eduardo Ranz es eliminar también los homenajes a 'Los caídos por Dios y por la Patria' que se encuentran en las fachadas de algunas iglesias y que hacen referencia a los muertos del Bando Nacional durante la Guerra Civil. "Existen varias en Zamora y eso sí me parecería bien que se quitara", asegura el historiador Miguel Ángel Mateos, que pide también que no se acabe con todos los vestigios de la Dictadura: "También tienen que estar ahí para que se recuerde. Yo soy antifranquista y lo he demostrado, pero suprimirlo todo es negar y esconder lo que sucedió".

Comentarios
Lo más