lunes. 11.12.2017 |
El tiempo

La colonia zamorana en Cataluña vive en primera persona una jornada electoral histórica

La colonia zamorana en Cataluña vive en primera persona una jornada electoral histórica

Cataluña vivía este domingo una jornada electoral histórica. Los catalanes se lanzaban a la calle para depositar su voto en las urnas de los colegios electorales y apostar por uno u otro partido. Nadie quería quedarse en casa. El motivo era sencillo, las elecciones no eran unas más. Sino que llevaban aparejadas el punto ‘plebiscitario’ que querían imprimirle los partidos independentistas. Por eso, tanto los catalanes a favor del ‘sí’, como los que estabn a favor del ‘no’, quisieron hablar en las urnas. Y las urnas hablaron.

Por un lado, la participación fue histórica, con un 77,44%; o lo que es lo mismo, casi ocho de cada diez personas con derecho a voto decidieron ejercerlo. El resultado, mayoría absoluta de escaños para los grupos independentistas, pero un porcentaje de votos menor a esa mayoría que podría haber recrudecido el debate sobre la autodeterminación: 47% frente al 53% de la población que optó por partidos que no aprueban la independencia.

Dentro de la heterogénea sociedad catalana también hay muchos zamoranos afincados en ese territorio. Es el caso de Martín Lozano, que a los tres años abandonó la localidad zamorana de Molacillos para acudir a Barcelona con su familia. Ahora, rondando los cincuenta, ha formado una familia con su mujer y sus dos hijos. Este domingo, sobre las doce del mediodía acudía a votar con toda la familia.

“Las elecciones transcurrieron con total normalidad, más bien parecía un Domingo de Ramos, porque además de ser domingo parecía fiesta en Cataluña. Yo vivo en Sant Andreu que es una zona con mucha población trabajadora y con muchos emigrantes, sobre todo andaluces y castellano y leoneses, por lo que es una población eminentemente mayor, ya que procede de esa emigración de los años 60. Es un barrio tranquilo y todo transcurrió sin incidentes destacados”, comenta Martín Lozano.

Sobre la sensación en el ambiente, Martín Lozano añadía: “La gente estaba bastante ilusionada y son conscientes que pueden ser unas elecciones históricas, de ahí que mucha gente decidiese ir a votar, por el sí y por el no. La sensación estaba clara de que era un referéndum encubierto por parte de los partidos que defienden la independencia”. Después de  votar y regresar a casa, Martín Lozano ocupó la tarde en interesarse por cómo transcurría el partido del Zamora CF ante el Santa Marta de Tormes; no obstante, declara que es una de sus mayores pasiones que le permite seguir conectado con su tierra natal: “Sigo yendo a Molacillos siempre que el trabajo me lo permite, que suele ser una vez al año. Este año fui en Semana Santa aunque que generalmente la visita suelo hacerla en verano. Sigo manteniendo los amigos y seguir durante los fines de semana el deporte zamorano, y en especial el Zamora CF, me ayuda a sentirme cerca de Zamora”, comenta.

Tras eso, Martín Lozano se pegaba a la televisión para seguir el escrutinio de los votos y comprobar que los resultados “permiten que siga habiendo mucho debate próximamente”, finaliza.

Comentarios