jueves. 23.11.2017 |
El tiempo

El MMT Seguros repite la hazaña de la ida y gana sobre la bocina al Anaitasuna

El MMT Seguros repite la hazaña de la ida y gana sobre la bocina al Anaitasuna

El MMT Seguros lo ha vuelto a hacer. En el peor contexto posible, por debajo en el marcador, ante un rival que pelea por posiciones europeas, fuera de casa y consciente de que la renta con respecto a la zona de descenso se había reducido a un punto, el conjunto zamorano sacó su mejor versión para tumbar al Anaitasuna, que se quedó sin respuesta ante el empuje de un grupo convencido de su propia capacidad, inasequible al desaliento y con una fuerza mental que mueve montañas. Ganaron los pistacho y ya pueden apuntar la Catedral de Pamplona en su lista de conquistas heroicas.

Sucedió, además, como en la ida, sobre la bocina. En esta ocasión no fue Jortos, sino Camino el elegido para culminar el golpe sobre la mesa que supone el triunfo. En una acción embarullada, gestada en la parte derecha del ataque, el MMT Seguros sacó petróleo de los rechaces. En un golpe de fortuna, la pelota le llegó a Reyes, que la dobló para el joven extremo vallisoletano con tan solo cinco segundos de margen para lanzar. Le sobraron cuatro al aguerrido jugador pistacho, que coló el balón entre las piernas del guardameta y salió disparado a celebrarlo con sus compañeros, henchidos todos de orgullo tras amarrar dos puntos más para tomar ventaja en una pelea que, a buen seguro, será larga.

Ya en el primer tiempo, el MMT Seguros había demostrado que es un equipo que no se arredra. Lejos de comenzar timorato, el cuadro de García Valiente salió dispuesto a golpear en frío. Y lo logró. A base de fogonazos y ataques rápidos dirigidos por Octavio Magadán, los zamoranos acumularon una renta de tres goles a las primeras de cambio (2-5). Pero fue un espejismo. De la velocidad, los visitantes pasaron a la precipitación y, cuando cruzaron esa delgada línea, el Anaitasuna aprovechó para reconducir el rumbo y ponerse en ventaja.

Un nuevo gol de Octavio, que terminó el partido con seis, mandó el duelo a vestuarios con un 15-13 que abría una puerta a la esperanza, pero que no dejaba buenas sensaciones. El Anaitasuna había caído de pie tras su mal inicio y parecía avanzar hacia un triunfo cómodo si la segunda parte continuaba por los mismos derroteros. No fue así.

El MMT Seguros, dirigido por Jortos, una vez más en su papel de líder del grupo, se pertrechó atrás y, apoyado en un gran Alberto Miranda, equilibró el duelo. El Anaitasuna no superó jamás la renta de los cuatro goles. Exasperado por no poder romper el encuentro, el conjunto navarro fue perdiendo poco a poco la batalla mental y sucumbió al poderío de los de García Valiente, que se levantaron una y otra vez tras cada golpe.

Un tanto de Salinas y otro de Juárez, este al borde del pasivo, pusieron a los zamoranos por delante a falta de tres minutos para el final. Miranda evitó el empate en un par de ocasiones, pero en la última acción ofensiva de los locales llegó la igualada a 27. Faltaba la traca final. La fe de Peli permitió al MMT Seguros retener el balón y el acierto de Camino le puso el broche de oro a la hazaña. El Balonmano Zamora sigue haciéndose fuerte en Asobal.

Comentarios