lunes. 20.11.2017 |
El tiempo

El gasto familiar de los turistas rondará los 900 euros durante este periodo

El gasto familiar de los turistas rondará los 900 euros durante este periodo

Llegan las vacaciones de Semana Santa y muchas familias optarán por pagar a plazos, una operación por la que tendrán que abonar un interés medio del 18%. Así lo asegura un análisis de la web del ahorro www.kelisto.es, en el que se examina el coste del impacto que los próximos días de descanso tendrán en la economía familiar.  

Los ciudadanos gastarán este año 874 euros durante sus vacaciones de Semana Santa, lo que supone una subida del 15% más con respecto al mismo período del pasado año. La mayoría pagará estos gastos a tocateja, pero un 8% recurrirá a préstamos o a cualquier otro producto de financiación para poder afrontar el coste de estos días de descanso.  

De media, aplazar el coste de las vacaciones a tres meses implicará el pago de un interés del 18%, lo que supondrá un gasto extra de 25,23 euros por persona. Ahora bien, quienes no elijan bien la forma de financiar estos días de descanso podrían llegar a abonar una TAE que superaría el 100% en el caso de las ofertas más caras del mercado.  

“Las opciones más interesantes para aplazar las vacaciones son las tarjetas de crédito con vinculación bancaria. Las ofertas más económicas del mercado aplican un interés medio del 5,16% TAE por aplazar un gasto de 900 euros a tres meses, aunque exigen promociones que, incluso, permiten financiar la compra sin intereses. En el extremo contrario se sitúan los anticipos de nómina: pese a existir algunas promociones con un interés del 0%, la TAE promedio que tendrán que abonar los consumidores por elegir esta opción es del 27%”, explica la portavoz de Finanzas Personales de Kelisto.es, Estefanía González.  

Quienes estén planificando las próximas vacaciones y se encuentren, de repente, con algún gasto que no estaba contemplado en su presupuesto inicial, también podrán recurrir a un microcrédito. Estas soluciones de financiación son rápidas, se pueden tramitar por Internet o por teléfono y no son tan exigentes con el perfil de solvencia del usuario. Ahora bien, a cambio de esto, suelen tener un precio más caro: sus intereses no se expresan en forma de TIN o de TAE, sino en honorarios, una cantidad fija en euros, que puede llegar a equivaler al 2.000-3.000% TAE. 

Comentarios