jueves. 23.11.2017 |
El tiempo

El Ayuntamiento recibe a la familia de Conny Andersson, amigo íntimo de Lobo que luchó en la Guerra Civil

El Ayuntamiento recibe a la familia de Conny Andersson, amigo íntimo de Lobo que luchó en la Guerra Civil

A principios de los años 40, durante una exposición de los artistas españoles exiliados en Francia, la vida del brigadista sueco Conny Andersson se cruzó con la del escultor zamorano Baltasar Lobo, que había salido de su país tras el triunfo del bando rebelde en la Guerra Civil. Desde entonces, fueron inseparables e, incluso, durante el 47 y el 48, el maestro de Cerecinos de Campos llegó a vivir en Estocolmo, en la casa de su amigo escandinavo.

Esta relación tan estrecha llegó a implicar también a la hija de Andersson, Britten, que ha visitado la provincia en numerosas ocasiones desde su primer contacto con esta tierra, allá por 1957, y que esta vez ha querido que toda su familia compartiera con ella la experiencia para conocer la vida y obra de Baltasar Lobo en la ciudad que alberga su museo.

De este modo, unas veinte personas, todas procedentes de Suecia, han llegado este jueves a Zamora, donde el alcalde de la ciudad, Francisco Guarido, les ha abierto las puertas del Ayuntamiento para recibirles, obsequiarles con algunos planos, mapas y la guía del autor, y para rememorar la figura de Lobo y también de Andersson, que combatió junto al bando republicano en la contienda nacional española y que participó en batallas tan importantes como la del Jarama.

En ese sentido, Guarido ha querido destacar las ideas del brigadista sueco, "su lucha por la libertad y por la mejora de la vida de los pueblos", y ha relacionado esa labor con el pensamiento de Lobo. Por su parte, Miguel Ángel Viñas ha recordado que Andersson "vino a luchar por la gente" y ha subrayado que, tanto él mismo como muchos otros, se sienten "herederos de su lucha".

El acto se ha cerrado con la entrega a la familia de una bandera de la II República por parte del Ayuntamiento, como símbolo de los ideales que Andersson defendió durante su estancia en España, una experiencia que no fue la única del brigadista sueco en conflictos, ya que combatió después por la liberación de Finlandia y colaboró en labores de apoyo al pueblo noruego y a los niños de Viena tras la II Guerra Mundial.

 

 

Comentarios
Lo más