sábado. 21.10.2017 |
El tiempo

Trámite cumplido y sin lesiones (0-0)

Trámite cumplido y sin lesiones (0-0)

Ningún lesionado. Esa fue, sin duda, la mejor noticia para el Zamora en el empate que firmaba este domingo ante el descendido Becerril. El duelo no tenía prácticamente ningún aliciente. Los rojiblancos ya están clasificados para la fase de ascenso como líderes, mientras que los palentinos ya están descendidos a la Regional de Aficionados. Por eso, en el seno del vestuario rojiblanco había solo dos aspiraciones: no tener ningún lesionado y darle descanso a los futbolistas más habituales de cara a la fase de ascenso.

Ambos extremos se lograron. El primero fue fundamental. Tan solo Carlos Valverde se marchó con un fuerte golpe en el tobillo, aunque no parece revestir especial gravedad. El segundo objetivo también se llevó a cabo. Balta dio descanso a Edu Ruiz, Josema, Manu Moreira y Vílchez; mientras que le dio minutos  a Peli, Álvaro de la Iglesia y Raúl Álvarez. Además, durante el encuentro le dio algunos minutos a Vílchez, Josema y Moreira para dosificar esfuerzos de Nata, David Álvarez y Rubén Moreno.

El Zamora tuvo veinte minutos iniciales malos. Sin ritmo, sin intensidad, sin contundencia en prácticamente ninguna acción. Situaciones, todas ellas, que favorecían a un Becerril que hizo trabajar a Rodri en esos primeros minutos y que se topó con el palo en una clara acción. No fue hasta la rigurosa expulsión de Andoni, pasado el ecuador de la primera parte, cuando los rojiblancos se entonaron y empezaron a jugar con algo más de rigor. Pese a todo, se llegaba al descanso con empate a cero y con escasas ocasiones para el Zamora.

En la segunda parte el equipo de Balta mejoró. Tuvo más la posesión, empezó a crear algo más de peligro, a tener varios saques de esquina y a probar el disparo desde fuera del área. Rubén Moreno, Nacho Huertas y Josema, en un remate franco tras un córner, tuvieron la opción de anotar. Pero la diana se resistió. Al igual que se le resistió a un Becerril que en los últimos instantes tuvo dos acciones muy claras de gol; en la última, Rodri realizó una gran parada cuando el cuero se colaba por la escuadra.

Al final, empate sin goles, un trámite menos y solo dos jornadas para que empiece lo realmente importante: la fase de ascenso a la Segunda División B. 

Comentarios
Lo más