miércoles. 21.02.2018 |
El tiempo

Más de 2.000 cooperativas de Castilla y León impulsan la actividad económica

Más de 2.000 cooperativas de Castilla y León impulsan la actividad económica

La actividad económica y empresarial desarrollada a través del cooperativismo favorece el impulso de nuevos proyectos empresariales y ejerce un papel de liderazgo en la vertebración social. Además tiene una influencia importante en el desarrollo de la actividad económica en zonas geográficas periféricas y, generalmente, en el medio rural, donde contribuye a la creación de servicios y actividades emergentes que impulsan una mayor calidad de vida.

La actividad económica de las cooperativas desempeña un papel importante en la mejora de la competitividad, la innovación y el desarrollo empresarial, impulsando el mantenimiento y el crecimiento de empresas tractoras en entornos rurales con mayor capacidad para la atracción de otras empresas. En Castilla y León hay ejemplos de grandes empresas cuya forma jurídica es la de cooperativas, como el caso de Acor, Cobadú y Copiso, entre otras, según destacan fuentes de la Administración autonómica.

Resistencia de las cooperativas

Las sociedades cooperativas tienen una especial capacidad de resistencia en situaciones de dificultades económicas como las vividas estos últimos años. Este tipo de sociedades han logrado mantener un nivel de actividad económica y de generación de empleo notable. Las razones de esta capacidad de resistencia se basan en el espíritu del cooperativismo, que se define como el trabajo en un fin común que lleva a que un grupo de personas asuman iniciar un proyecto empresarial común, como socios, entendiendo que varios o muchos tienen más opciones y más posibilidades de éxito que solos, sobre todo en determinados sectores económicos. También tiene que ver con su éxito el funcionamiento democrático de las cooperativas, que hace que decisiones estratégicas para su funcionamiento como empresas sean tomadas por el conjunto de sus socios, lo que permite que éstas puedan ser más acertadas y por otro lado asumidas por todos.

Por otro lado, su vinculación directa con el territorio, ha contribuido fundamentalmente a esta capacidad de resistencia, permitiendo que el fenómeno de la deslocalización de empresas apenas exista en éste ámbito. Este aspecto es imprescindible en Castilla y León, ya que necesita una estructura productiva capaz de adaptarse a un territorio muy extenso y con una elevada dispersión de su población, aspecto en el que más ha contribuido el cooperativismo para aumentar las posibilidades económicas del medio rural con el mantenimiento de la actividad y el empleo, según las mismas fuentes.

Comentarios
Lo más