viernes. 20.10.2017 |
El tiempo

Zamora, dividida por el conflicto catalán

Zamora, dividida por el conflicto catalán

La concentración convocada para este jueves en la Plaza de la Constitución ha terminado en un enfrentamiento entre bandos. Por un lado, los que defendían "el derecho a la democracia" y por otro, los que abogaban por "la unidad de España".

La manifestación convocada para esta tarde estaba prevista para "mostrar el rechazo ante las acciones represivas llevadas a cabo por el gobierno español en Cataluña". Una convocatoria que ha terminado en un enfrentamiento entre los precursores de este movimiento y los detractores del mismo, que se personaron en la Plaza de la Constitución para mostrar su rechazo a esta concentración y su mensaje.


Una presencia detractora ya conocida por la Policía Local y Nacional, que replegaron sus efectivos en los momentos previos a la hora prevista -las ocho de la tarde-. Las fuerzas de seguridad previeron el enfrentamiento que comenzaría pocos minutos más tardes.

Los convocantes llegaron a la plaza pasadas las ocho de la tarde y desplegaron una pancarta en la que podía leerse "¡Contra la represión!, ¡Por los derechos democráticos!". Un mensaje que más tarde cumplimentaría con la lectura de manifiesto remitido ya a este medio hace días. Una lectura silenciada por los gritos de sus contrarios que clamaban "¡Que viva España!".

Los detractores de esta primera convocatoria y defensores de la "unidad de España" no tardaron en llegar portando banderas de España y al grito de "Que viva España" o "España unida jamás será vencida". A estos últimos se fueron uniendo ciudadanos a sus gritos, catalogados por ellos mismos de "patriotas".

Pero no fueron los únicos que ganaron adeptos puesto que los defensores de "democracia" también fueron creciendo en número. Finalmente se crearon dos bandos separados por una decena de policías que evitaban el contacto directo entre ambos grupos.

La tensión crecía por momentos y los eslóganes generalistas se convirtieron en improperios individualizados que no hicieron más que aumentar las tiranteces entre los dos grupos manifestados. "Esto es reflejo de lo que los políticos han provocado", con estas palabras definía la situación uno de los convocantes de la manifestación en rechazo de la violencia vivida en Cataluña.

La concentración se prolongó más de una hora donde se pudieron vivir momentos de gran tensión en los que la policía intervino para evitar que integrantes de ambos bandos llegasen a tocarse e incluso paliando los insultos directos o faltas de respeto "fuera de tono", tal y como expresaron los agentes.

Una escena vivida a más de setecientos kilómetros del epicentro del conflicto que han dividido a la ciudad y han dejado imágenes que quedarán en el recuerdo y dejarán patente la actitud ciudadana ante el referéndum catalán.

GALERÍA pinchando aquí

Comentarios
Lo más