martes. 24.10.2017 |
El tiempo

Fútbol | Tercera

Los errores obligan al Zamora a volver de vacío de Aranda de Duero

Los errores obligan al Zamora a volver de vacío de Aranda de Duero

La falta de contundencia en las dos áreas condenan a un equipo rojiblanco que mostró una cara muy alejada de la que tuvo ante el Salmantino. Bruju adelantaba a la Arandina en el minuto 8, aprovechando la pasividad de la defensa del Zamora, y el partido quedaba marcado desde entonces. En la segunda parte los rojiblancos tuvieron una tímida reacción, pero cuando más cerca estaba el empate, Kali volvía a dinamitar un endeble entramado defensivo zamorano para hacer el definitivo 2-0. El Zamora acabó con diez jugadores por expulsión de Saúl en el tramo final.

Duelo de teóricos favoritos el que acogía este jueves festivo El Montecillo entre Arandina y Zamora CF. Eso sí, la primera parte no fue especialmente atractiva pese a ese hipotético potencial de ambas escuadras. Ninguno de los dos conjuntos pudo hacer un juego brillante y la clave estuvo en aprovechar los errores del equipo rival. Los rojiblancos volvieron a tener las mismas carencias que en sus peores tardes. Los pupilos de Miguel Losada adolecieron de contundencia en las áreas y apenas fueron capaces de gobernar el centro del campo para jugar con criterio en la creación.

Bien es cierto que el partido cambió a los ocho minutos. Ahí llegó un tempranero tanto de Bruju. El ex jugador del CD Villaralbo aprovechó la alarmante pasividad del Zamora para llevarse el cuero entre cuatro jugadores, ayudado por varios rebotes, y plantarse solo ante Miguel. Bruju no fallaba y batía al arquero con un disparo ajustado al palo. La pasividad en tareas defensivas de los zamoranos costaba la primera diana y mediatizaba el encuentro.

Desde entonces, la Arandina no quiso batallar. Le valió con estar bien ordenada en tareas defensivas y tratar de buscar alguna contra, a la espalda de los laterales del Zamora. Durante todo el primer tiempo, el Zamora no hizo ni un disparo con relativo peligro entre los tres palos. Dos disparos de Dani Hernández y otros tantos de Encinar desde fuera del área, fueron la escasa producción ofensiva de un equipo rojiblanco que apenas inquietó la portería rival. Lo intentó Simón en una internada por banda, pero su pase de la muerte no encontró rematador.

Finalizaba la primera parte con juego espeso, sin apenas ocasiones y con el Zamora por detrás en el marcador por su apatía y a veces falta de intensidad en las acciones. Una situación que pareció corregirse tras el descanso. Los rojiblancos mejoraron al paso por vestuarios y tuvieron los mejores minutos tras el descanso. El equipo empezó a tener la pelota, comenzó a tocar en línea de tres cuartos y al menos ponía en aprietos al rival, aunque seguía sin ver portería.

Iñaki Eguileor desaprovechaba la ocasión más clara del partido, al errar en boca de gol un servicio lateral de Levas. Ahí murió el Zamora, porque poco después Kali hacía el segundo para la Arandina. Lobera entraba por la banda derecha sin oposición hasta el área, servía a Kali en la frontal, que también estaba solo, y tras un recorte se plantaba solo ante Miguel para ejecutarle. 2-0 y partido sentenciado.

En los quince minutos restantes, los dos equipos dieron el resultado por cerrado, aunque las malas noticias para el Zamora continuaron con la expulsión de Saúl, que no podrá estar el domingo ante el Burgos Promesas. Un problema más para Losada, teniendo en cuenta que este jueves no pudo jugar Aires, por problemas físicos, y es duda también para el domingo.

Con esta derrota, el Zamora regresa a la zona media de la clasificación y ve como la fase de ascenso se aleja ligeramente después de casi dos meses de competición.

Comentarios