martes. 16.01.2018 |
El tiempo

Fútbol | Tercera

Los jugadores rojiblancos entienden la decepción tras los dos últimos resultados

Los jugadores rojiblancos entienden la decepción tras los dos últimos resultados

Javi Bueno, Sopale y Miguel valoraban al término del choque el empate a un tanto y entendían la decepción de la afición con los dos últimos resultados, principalmente con el de este domingo. Una decepción que también existe en el seno del vestuario.

Javi Bueno. Otra vez los errores puntuales nos hacen ir a contracorriente y no podemos remontar. Sabíamos que ellos iban a querer meter un gol y meterse atrás. Era difícil circular el balón y nos costó mucho enlazar jugadas. Estos dos resultados negativos seguidos nos fastidian porque sabemos que poder dar más a la afición. Nos parecen decepcionantes estos dos resultados, en Aranda y sobre todo hoy, que teníamos que haber ganado y con contundencia.

Mario Sopale. Lo hemos intentado, pero el rival se han metido atrás y hemos sido incapaces de llegar arriba para marcar. La primera parte estábamos con ganas, queríamos ganar desde el principio, nos hemos encontrado con un fallo atrás y el gol suyo. Lo hemos seguido intentando pero no nos hemos podido llevar los tres puntos. En lo personal llevo dos semanas trabajando bien para entrar en convocatoria y hoy he jugado de inicio por fin, pero me voy con mal sabor de boca por no ganar. Las lesiones de principio de temporada me han hecho empezar más tarde pero creo que he merecido entrar en más convocatorias.

Miguel. Es una jugada en la que la perdemos en la salida, la ponen bien y nos rematan. Nos está pasando mucho estas semanas, que se nos ponen por delante y cuesta remontar, porque defienden los once y nos cuesta darle la vuelta. Es una lástima que una jugada determine una partido que teníamos controlado. No creo que el equipo cambie tanto de una semana a otra, lo que si veo es que empezar perdiendo nos afecta mucho, no sé si anímicamente, pero nos está afectando. No conseguimos frenar la masacre de goles que encajamos. Quizás queremos hacer todo demasiado rápido y las prisas de querer meter nos hacen precipitarnos y nos perjudica, lo que permite al rival tener opciones de haceros más daño.

Comentarios