miércoles. 17.01.2018 |
El tiempo

La vegetación es la gran perjudicada por la contaminación atmosférica

La vegetación es la gran perjudicada por la contaminación atmosférica

El ozono interfiere con los procesos fotosintéticos y metabólicos de las plantas, lo que repercute en su crecimiento y en su productividad.

La contaminación por ozono afecta no sólo a las personas, sino también a todos los seres vivos. Entre ellos están las plantas, que son la base de los ecosistemas terrestres y uno de los elementos que más sufren alteraciones importantes a causa de la exposición a este contaminante.

El ozono interfiere con los procesos fotosintéticos y metabólicos de la planta y en líneas generales, al bajar la capacidad fotosintética, disminuye el crecimiento vegetal y la productividad de la planta en forma de semillas, frutos o tubérculos, que contendrán además menor cantidad de nutrientes.

Asimismo, el ozono aumenta los procesos de envejecimiento en las hojas y provoca cambios en los procesos y tiempos de germinación de las semillas o de floración y fructificación. Además, al igual que en el resto de seres vivos a los que afecta la contaminación, el debilitamiento de la planta la hace más vulnerable a enfermedades y plagas.

Los efectos del ozono en la vegetación dependen tanto de la concentración de ozono en el aire como de la frecuencia y duración con que ocurren esas concentraciones. En función del tiempo y la concentración se pueden distinguir dos tipos de exposiciones.

La exposición aguda a altas concentraciones de ozono durante períodos cortos de tiempo provoca generalmente daños que se observan a simple vista, especialmente manchas en las hojas, no siempre asociados a reducciones en el crecimiento. Mientras, la exposición crónica con concentraciones de ozono bajas o medias durante largos períodos de tiempo causa el envejecimiento prematuro y la reducción del crecimiento y la productividad de las plantas, sin que se observen siempre síntomas visibles.

Son muchas las plantas cultivadas a las que el ozono puede perjudicar. Entre los cultivos más sensibles se pueden citar patata, tomate, cítricos, melones, sandías, soja o trigo, cuya productividad, según lugares y años, puede descender hasta un 40%, causando importantes pérdidas económicas. De hecho, la AEMA destaca a Italia y España como los dos países europeos con mayores daños de la contaminación por ozono sobre la agricultura, afectando en nuestro país según esta fuente a 121.651 kilómetros cuadrados, dos terceras partes de la superficie cultivada.

La vegetación natural también sufre daños por culpa de la contaminación por ozono. Se han detectado daños en prácticamente todas las especies forestales que habitan en la Península Ibérica y Baleares.

Comentarios
Lo más