sábado. 25.11.2017 |
El tiempo

El 68% de los accidentes con víctimas en Zamora se produce en las carreteras convencionales

El 68% de los accidentes con víctimas en Zamora se produce en las carreteras convencionales

La alta siniestralidad en las carreteras convencionales de la provincia de Zamora, y especialmente en caminos rurales o vías sin denominación, constituye una seria preocupación para los integrantes de la Comisión Provincial de Tráfico, reunida este viernes bajo la presidencia del subdelegado del Gobierno, Jerónimo García Bermejo.

Sin obviar la siniestralidad en las vías de alta capacidad, el análisis de los datos de las Jefatura Provincial de Tráfico evidencia unos altos porcentajes de accidentes en las llamadas vías convencionales (no autovías ni autopistas) y, significativamente, en caminos rurales o vías sin denominación, lo que otorga más relevancia y responsabilidad a la Comisión Provincial de Tráfico, en la que, junto a la Administración General del Estado, participan la Comunidad Autónoma y la Administración Local, ésta con representación de la Diputación Provincial y de los ayuntamientos de Zamora, Benavente y Toro. 

En este marco, el subdelegado del Gobierno agradeció especialmente la colaboración de los representantes municipales, al tiempo que les instó a redoblar esfuerzos para reducir los accidentes de tráfico en vías urbanas y en caminos locales.


68% accidentes, en vías convencionales


No quiso el subdelegado del Gobierno abrumar con datos estadísticos, pero mostró su preocupación por que el 68 por ciento de los accidentes con víctimas registrados hasta el 31 de julio de este año se han producido en las llamadas carreteras convencionales, frente al 32 por ciento contabilizados en autovías de la provincia.


Así, en esos siete primeros meses del año, los accidentes con víctimas en caminos o vías sin denominación suponen el 27 por ciento, casi el doble que la A-52, que con el 14% de los siniestros se sitúa en segundo lugar. Les siguen la A-6 (12%), y tres vías nacionales: N-122 (10%), N-525 (6%) y N-630 (con el 5%). En sentido decreciente se sitúan la A-66 (4%), N-631 (3%) y, todas con el 2%, N-VI, A-62 y N-610. Con porcentajes ya de esta entidad cierran el triste ranking otras vías comarcales, provinciales y locales.


17 víctimas mortales


En cuanto a la comparativa de accidentes y víctimas a 31 de octubre, la provincia ha registrado 17 víctimas mortales este año, frente a las 19 muertes producidas en 2016, si bien tres de éstas se produjeron en vías urbanas. En ese período, el año pasado constan 1.330 accidentes con daños materiales y este año son ya 1.379. Los siniestros de tráfico con víctimas fueron hace un año 106 y en lo que va de éste se han registrado 134. Aumentan también mínimamente el número de heridos hospitalizados y heridos leves.

Respecto a los fallecidos en las carreteras, el subdelegado del Gobierno reiteró la alta incidencia de los siniestros más graves en las carreteras convencionales, puesto que del análisis de los datos disponibles del último quinquenio (2013-2017), la mayor parte de las víctimas mortales, el 20%, se registró en la N-122, seguida con el 14% de fallecidos por los caminos y vías rurales sin denominación. La A-52 registró en estos cinco años el 8% de las víctimas mortales y la A-6 el 6 por ciento.


Tipo de accidente y causas


Por tipo de accidente, en la comparativa de 2016 y 2017, las colisiones se sitúan en primer lugar, con 224 y 116, respectivamente, seguidas de las salidas de la vía, con 98 en 2016 y 103 este año, y los atropellos, 12 en el ejercicio anterior y 6 en lo que va de año.


Distracción, somnolencia y exceso de velocidad suelen ser los principales factores que intervienen en los accidentes de tráfico. Las distracciones o el cansancio estuvieron presentes en más de la mitad de los accidentes con daños personales. La velocidad inadecuada y las infracciones a las normas tienen igualmente una presencia significativa. Los positivos en alcoholemia de los conductores y no usar el cinturón de seguridad son causas determinantes en los accidentes, a las que se pueden añadir el incremento del número de desplazamientos (también en los trayectos cortos) y del parque de vehículos, como reflejo de la mejora económica, así como la bajada del precio de los carburantes y el aumento de vehículos extranjeros.


No conformarse nunca


El subdelegado del Gobierno insistió en que se está trabajando duro en la prevención y que los datos son susceptibles de mejora con la colaboración de todos, por lo que apeló a la educación y a la responsabilidad de todos los conductores “para conseguir una conducción y una circulación segura todo el año y en todo tiempo, no sólo en los puentes como los que se avecinan a primeros y últimos de diciembre”.


Siempre que se produzca una sola muerte como consecuencia del tráfico de vehículos –dijo García Bermejo-, ni yo ni nadie puede estar satisfecho o dormirse en los laureles, aunque las cifras mejoren”.


Aunque el subdelegado del Gobierno aconseja no conformarse con la mejora de la accidentabilidad, lo cierto es que, como ya se adelantó en la Comisión Provincial celebrada en abril, las estadísticas en vías interurbanas sitúan a Zamora como la provincia de Castilla y León con menos fallecidos en las carreteras, junto con León y Ávila. Y a nivel nacional, sólo en cinco provincias se registraron menos muertos en accidentes de tráfico que en Zamora.

Comentarios
Lo más