miércoles. 13.12.2017 |
El tiempo

Zamora y León acumulan el 76% de la superficie forestal quemada en la comunidad en 2017

Zamora y León acumulan el 76% de la superficie forestal quemada en la comunidad en 2017

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha comparecido a petición propia en las Cortes de Castilla y León para explicar la campaña de incendios forestales de la temporada 2017. Suárez-Quiñones ha explicado que durante los nueve meses de campaña se han producido un total de 2.548 incendios forestales lo que supone un incremento de un 49 % con respecto de la media del último decenio, y de ese total el 59 % han sido conatos gracias a la rapidez y eficacia del operativo.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha presentado el balance de la campaña de incendios forestales de 2017, una vez finalizada la época de peligro alto. El operativo está desplegado todo el año y dimensionado en función de las condiciones de riesgo de incendios existentes y de las necesidades de cada provincia; Además, tiene carácter autonómico, con la posibilidad para desplazar los efectivos aéreos y terrestres por toda Castilla y León, y las comunidades limítrofes y Portugal, en función de las necesidades requeridas. Asimismo, cuenta con el volumen de medios y de personal necesarios para hacer frente al riesgo esperado cada semana, logrando así una máxima eficiencia de los recursos disponibles.

Casi el 60 % de los incendios han sido conatos

Durante los meses de enero a octubre se han producido un total de 2.548 incendios forestales, lo que supone un incremento del 49 % respecto a la media del último decenio, de los cuales el 59 % -un total 1.510- no ha alcanzado la hectárea quedándose en conatos gracias a la rapidez y la eficacia del operativo.

Sin embargo, la presente campaña se ha caracterizado por la elevada siniestralidad fundamentalmente fuera de la época de verano, el 72 % de los incendios registrados este año se han producido en los meses de enero a junio y en octubre –la media de otros años es del 53 %-. Durante los meses de verano ha habido menos incendios que la media de otros años, con un total de 725. Este descenso es debido principalmente a la disminución de las cosechas junto con la ausencia de vegetación herbácea, que reduce el número de incendios derivados del uso de maquinaria.

Otro de los aspectos que ha caracterizado el año es la virulencia de los incendios provocada por la sequía acumulada y por las desfavorables condiciones meteorológicas reinantes en muchas épocas del año. La superficie forestal total quemada ha sido de 40.114 hectáreas, de las cuales una cuarta parte 10.380 hectáreas han sido superficie arbolada. Este año se han declarado un elevado número de niveles de gravedad, conforme al Plan de Protección Civil ante Emergencias por Incendios Forestales, (Infocal) por afectar los incendios a personas, infraestructuras, bienes o grandes masas arboladas, registrándose un total de 45 declaraciones de nivel: 26 de nivel 1 y 19 nivel 2, siendo León y Zamora las provincias con más declaraciones -16 y 12 respectivamente-.

También es considerable destacar el elevado número de incendios forestales registrados que superan las 500 has quemadas GIF (Grandes Incendios Forestales), que han alcanzado en lo que va de año un total de 13 incendios, cuando la media anual está en cuatro o cinco GIF al año. De estos incendios, seis se han producido fuera de la época de peligro alto - cuatro en León y dos en Salamanca-, afectando a un total de 5.598 hectáreas quemadas y siete en verano con dos en Ávila, uno entre Ávila y Salamanca, uno en León y tres en Zamora con un total de 25.600 ha quemadas, lo que supone el 58 % de la superficie forestal total quemada en la Comunidad. La característica común a todos es que han sido provocados de manera intencionada.

Elevado grado de intencionalidad

En esta campaña sólo 104 incendios de los 2.548 han sido originados por causas naturales. El resto, han sido originados por la acción humana. Se ha producido un descenso de los incendios causados por negligencias y accidentes, a consecuencia de la reducción de los trabajos con maquinaria agrícola, que han supuesto el 21 % frente al 38,34 % de la media del decenio anterior. Sin embargo, el grado de incendios intencionados se ha disparado llegando al 67,28 %, frente al 53,14 % de la media, lo que supone que ha habido 1.715 incendios provocados de forma intencionada que han supuesto la pérdida de 34.183 ha forestales.

El elevado grado de intencionalidad está marcado por dos grandes pautas muy diferentes, por un lado, una elevadísima intencionalidad durante los primeros meses del año que coincide con una primavera con pocas precipitaciones y más oportunidades para efectuar quemas para generar pastos, por causas cinegéticas, limpieza de los montes… y por otro lado, un verano con menos incendios pero con una gran intencionalidad aprovechando la sequía en zonas donde lo que se busca es hacer daño intencionadamente.

Asimismo, un año más los incendios se han concentrado en determinadas zonas y especialmente en el oeste de la Comunidad. Las provincias de Ávila, León, Salamanca y Zamora concentran el 68 % de los incendios -1.734-, el 94 % de la superficie forestal quemada –más de 37.770 ha-, y el 88 % de la superficie arbolada quemada -9.108 ha- así como todos los GIF de este año. Especialmente preocupantes han sido las provincias de León y Zamora, ya que acumulan el 50 % de los incendios con 1.265, el 76 % de la superficie forestal con 30.463 ha, el 69 % de la superficie arbolada quemada con 7.150 ha, y el 62 % de los niveles de peligrosidad declarados.
Ejemplos de intencionalidad fueron: los cuatro provocados de forma intencionada el 15 de agosto a lo largo de la carretera que une Fabero con Páramo del Sil; el provocado el 12 de septiembre en la carretera de Santa María de Ordás a Valdesamario con al menos siete focos simultáneos; y los 13 GIF que se han producido este año y han sido todos intencionados.

Concienciación ciudadana

Por ello, es necesario insistir en la concienciación de la población a la hora de extremar las precauciones y evitar imprudencias. Asimismo es imprescindible la colaboración de la ciudadanía a la hora de denunciar para identificar, detener y sancionar a los culpables de los incendios intencionados que son los más peligrosos y los que producen las mayores pérdidas. Destacado ha sido el curso organizado por la Junta y la Fiscalía General del Estado en el Centro del Fuego, a principios de este mes, para analizar entre todos la forma más eficaz de trabajar.

Operativo dimensionado para cada época del año

El operativo está integrado por 4.350 efectivos profesionales forestales, con un incremento de 116 con respecto a la campaña anterior. En cuanto a medios de extinción se cuenta con 188 cuadrillas terrestres y helitransportadas –tres más que en 2016-, 316 autobombas y vehículos pick-up –dos nuevos convenios de autobomba, renovación de cuatro propias y seis nuevas dotaciones para servicios nocturnos-, 26 retenes de maquinaria y buldócer y 201 puestos y cámaras de vigilancia. En relación con los puestos de vigilancia se han construido dos torres nuevas en el 2017 y el próximo año se tramitará el proyecto para la construcción de otras cuatro nuevas, además de las labores de mantenimiento y acondicionamiento. A ello, se suman 31 medios aéreos ubicados en la Comunidad a los que se añaden los medios aéreos del Estado con ubicación en Castilla y León.

En cuanto a medios personales se han realizado mejoras en la consolidación del incremento de la duración media del trabajo de las cuadrillas de tierra y helitransportadas, la recuperación de las contrataciones plurianuales, el incremento del número de horas de parada para cada cuadrilla. Con respecto a las mejoras tecnológicas para reforzar la gestión y seguridad del operativo, se ha dotado a los agentes medioambientales y celadores de un Smartphone para su permanente localización en los incendios que además les permite la perimetración de zonas quemadas y el envío de datos e imágenes en tiempo real. Este año se ha contado con una aeronave no tripulada (RPA) para la vigilancia y observación de los incendios a través de un convenio firmado con el Ministerio de Defensa.

Colaboración con otras administraciones

Durante estos diez meses, el operativo ha realizado un total de 80 intervenciones en incendios en otras CCAA y Portugal destacando las 46 realizadas en el país vecino, 13 en la Comunidad de Extremadura, 8 en Galicia, 7 en Cantabria, 3 en Castilla-La Mancha, 2 en Madrid y 1 en La Rioja. A lo que se suma 699 actuaciones en incendios no forestales, urbanos y agrícolas, dando apoyo a otras administraciones.

De manera recíproca, la Junta ha contado con el apoyo de otras administraciones en sólo 9 ocasiones -3 de Extremadura, 2 de Castilla-La Mancha y Portugal, 1 de Madrid y La Rioja. Asimismo, ha recibido colaboración de diputaciones, mancomunidades y ayuntamientos, y destaca principalmente la participación de los medios aéreos del MAPAMA en 152 ocasiones, de la UME que ha intervenido en la extinción de 15 incendios y de la Guardia Civil y el Seprona que colaboran en la investigación.

Comentarios
Lo más