martes. 12.12.2017 |
El tiempo

Punto y final a los actos de homenaje en torno a la desaparición, bajo las aguas, de Argusino

Punto y final a los actos de homenaje en torno a la desaparición, bajo las aguas, de Argusino

La Asociación Argusino Vive hace un balance muy positivo de los actos desarrollados durante los últimos meses en homenaje a estos 50 años desde que desapareciera este pueblo bajo las aguas de la presa de Almendra.

Han sido dieciocho meses. 132 semanas. 921 días desde que lo que era una idea en la cabeza de muchos, se convirtió en una realidad. El desaparecido pueblo sayagués, ahora bajo las aguas de la presa de Almendra, ha resurgido de la mano de la asociación cultural Argusino Vive.

Este sábado, 18 de noviembre, Argusino Vive quiso tener un gesto de reconocimiento con todos los medios de comunicación, instituciones, pequeñas y medianas empresas y particulares que han contribuido de una u otra forma para lograr alcanzar la meta propuesta en la conmemoración del 50 aniversario. El acto, celebrado a mediodía en Salón Cultural de Villar del Buey, consistió en la lectura de un discurso de agradecimiento a todas y cada una de los colaboradores, seguido de un vino español.

El pueblo volvió a disfrutar de las carreras de los niños, cambió los uniformes del colegio o los trajes de los domingos por dorsales y zapatillas de correr. Argusino revivió a la orilla del pueblo, en Villar del Buey, en Bermillo, en Cibanal o en Salce. Más allá de Zamora, en Sardón de los Frailes o en la segunda residencia de muchos argusinejos: en Cascón de la Nava, Palencia.

“Quién le iba a decir a Argusino que iba a tener un himno propio, que iba a ser homenajeado por una tradición tan nuestra como los Viriatos de Sayago, que iba hasta a tener un homenaje emocional plástico… de sonidos de añoranza lanzados a pleno pulmón por los suyos, donde los tamboriles, las violas y los órganos les agradecían su memoria. Narraciones que nos han hablado de la pérdida de sus campanas, drones que sobrevolaban sus restos a vista de pájaro, sónars que exploraban sus entrañas. Foros periodísticos, coloquios literarios, documentales con horas y horas a sus pies recuperando su memoria, con los suyos como principales protagonistas. Comidas de hermandad, catas de vino, actividades deportivas, torneos futbolísticos, pescadores compitiendo en sus aguas renacidas. Carreras deportivas que dieron el pistoletazo de salida a la recreación y reivindicación de su memoria. Tantas y tantas cosas que nos han dejado un regusto dulce, y que no queremos olvidar sino prolongar en el tiempo con todos vosotros”, explican desde la asociación cultural.

Y es que si algo ha logrado Argusino Vive es despertar del letargo algo más que un nombre: una identidad que muchos no olvidaban, pero sí guardaban con timidez.

“Si algo tiene claro la asociación cultural Argusino Vive es que, con este acto, se pone un punto y seguido. Se cierran los actos en homenaje a estos 50 años pero se abre un nuevo horizonte con metas y proyectos a trazar. Todo con el objetivo de que el nombre del pueblo perviva sobre las mansas y frías aguas del Tormes”, finalizan en su resumen los miembros de la asociación cultural.

Comentarios
Lo más