viernes. 15.12.2017 |
El tiempo

Los vecinos de Cerecinos de Campos solicitan la paralización de la macrogranja porcina que ya ha comenzado su instalación

Los vecinos de Cerecinos de Campos solicitan la paralización de la macrogranja porcina que ya ha comenzado su instalación

Los vecinos de Cerecinos de Campos solicitan a su Ayuntamiento y a la Junta que paralicen esta instalación porque "sobran los ejemplos del impacto medioambiental e irreversible que provoca esta actividad en régimen intensivo".

Un grupo de vecinos de Cerecinos de Campos han iniciado una campaña de recogida de firmas para expresar nuestro rechazo a la instalación de una macrogranja de porcino en este término municipal.

Proyecto que aseguran que no se ha sometido a información pública desde el Ayuntamiento de Cerecinos de Campos. Los vecinos denuncian que la empresa Innovaporc S.L. ya ha empezado a ejecutar sin ningún tipo de licencia que avale una construcción que no tiene en la actualidad encaje legal en el ordenamiento urbanístico del municipio.

Por todo ello, solicitan a la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento de Cerecinos de Campos que actúen conforme a ley, desestimen todas las autorizaciones que la empresa solicite y tomen las medidas oportunas para restaurar la legalidad.

Debido a esta situació, los propios vecinos junto con representantes de organizaciones agrarias y naturalista y el Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública han organizado una charla informativa sobre los efectos negativos de estas macrogranjas el próximo 24 de noviembre en el Ayuntamiento del municipio a las 20.00 horas.

En el mismo sentido, los vecinos de Cericinos de Campos han comenzado una recogida de firmas en la plataforma change.org alegando la siguientes razones:


“Porque queremos seguir viviendo en nuestro pueblo, sin sufrir la contaminación que una granja de más de 3.400 cerdas y 77.000 lechones/año, inevitablemente va a generar en el aire, el agua y la tierra. Proyecto de la empresa Innovaporc S.L. que, sin ningún tipo de permiso ni licencia municipal, ya ha empezado con las obras de construcción.

Porque sobran los ejemplos del impacto medioambiental e irreversible que provoca esta actividad en régimen intensivo: el desagradable olor que despide el vertido del purín es poco comparado con el peor de los efectos, el de la sobresaturación de nitratos en la tierra que acaba contaminando los acuíferos. De la balsa proyectada y ya construida saldrán más de 17 millones de litros de purín al año, con destino a las fincas agrícolas de este municipio y de términos vecinos que, como el nuestro, están incluidos en la nueva lista de “zonas vulnerables a contaminación del agua por nitratos de origen agrícola y ganadero”; así lo especifica en su último proyecto de decreto la Junta de CyL alertando del incremento de las sustancias nocivas que para la salud generan esos vertidos.

Porque nuestro pueblo está parcialmente incluido en la Reserva natural de las Lagunas de Villafáfila, pertenece al ámbito de la Red Natura 2000 y a la ZEPA Penillanuras Campos-Sur; esa protección que tanto le importó a la Junta de CyL para impedir hace unos años en este pueblo la instalación de una planta termosolar de producción de energía limpia y renovable, curiosamente no pesa ahora para cuestionar una actividad a todas luces más sucia y menos respetuosa con el medio ambiente.

Porque no es una inversión que genere riqueza y asiente población. Explotaciones similares instaladas ya en la provincia reducen a menos de 4 el número de empleos que, por precarios, acaban incluso abandonando los trabajadores. El modelo de ganadería intensiva que plantea la actividad de esta granja constituye una seria amenaza al sostenimiento de las explotaciones ganaderas familiares que han contribuido a mantener nuestros pueblos.

Porque el oscurantismo y las irregularidades están rodeando este proyecto que Innovaporc S.L. y el Ayuntamiento de Cerecinos de Campos nos pretenden “colar por la puerta de atrás”:

1.- Silenciando el proyecto, sin someter a información pública el trámite del expediente en el Ayuntamiento, cuyos responsables aseguran por toda respuesta que “esto va para adelante”.

2.- Aprobando unas normas urbanísticas municipales que llevan estancadas 8 años por falta de recursos económicos en un Ayuntamiento que, ahora sí, ha visto la oportunidad y la conveniencia de endeudarse y pedir un préstamo de más de 30.000€ para hacer un traje urbanístico “a la medida” de esa macrogranja. Normativa que tardará en estar vigente.

3.- Consintiendo la ejecución de unas obras sin licencia, cuya manifiesta ilegalidad justifican los responsables empresariales de Innovaporc S.L., asegurando que “saben que la Junta de Castilla y León y todos los organismos consultados informarán favorablemente la autorización ambiental”, permiso aún pendiente de resolución.


¿Saben de verdad los responsables políticos y técnicos de la Junta de Castilla y León que, con esa actitud, esta empresa los está comprometiendo e involucrando en las irregularidades que ella misma se jacta de estar cometiendo?


Los responsables del Ayuntamiento de Cerecinos de Campos sí que lo saben y “siguen para adelante”.

Comentarios
Lo más