lunes. 11.12.2017 |
El tiempo

El Niño de la Virgen de la Concha, “menos moreno, más rubio y delgado” tras la restauración

El Niño de la Virgen de la Concha, “menos moreno, más rubio y delgado” tras la restauración

Así definía el presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de San Antolín, Florián Ferrero, la actuación de restauración que está viviendo la imagen de la Virgen de la Concha para lucir sus mejores galas de cara a la celebración del XXV aniversario de su Coronación Canónica.

Desde hace varias semanas, el taller diocesano restaura la imagen de la Virgen de la Concha y la talla del Niño. Una actuación que en el caso de la Virgen trata de mejorar las articulaciones y también zonas dañadas en la cara y en la cabeza. “La restauración de la Virgen está casi terminada y estará lista para los actos que homenajean la Coronación. Los fieles notarán mejoría, pero no llamará especialmente la atención”, comentaba el presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de San Antolín, Florián Ferrero.

Eso sí, el propio Ferrero reconocía que lo que realmente llamará la atención de los devotos es la nueva imagen de la talla del Niño. “Tenía tres centímetros de pintura de todas las restauraciones anteriores y se ha llevado a cabo una restauración profunda. Por eso, cuando los fieles lo vean, notarán un niño menos moreno, más rubio y más delgado”, sonreía Florián Ferrero.

Hay que recordar que durante varias semanas la imagen del Virgen estuvo en solitario en San Antolín, ante la ausencia del Niño, que estaba en el taller diocesano; mientras que sobre la imagen de la Virgen de la Concha se ha actuado a posteriori, para tratar de dejar a los fieles el menor tiempo posible sin una imagen tan venerada como es la de la patrona de Zamora.

Comentarios