viernes. 15.12.2017 |
El tiempo

ELECCIONES AL RECTORADO 2017

La polémica enturbia el cierre de campaña de ambos candidatos que se acusan mutuamente en correos cruzados

La polémica enturbia el cierre de campaña de ambos candidatos que se acusan mutuamente en correos cruzados

Los candidatos al rectorado han mandado correos dirigidos a los estudiantes manifestando su posición sobre la denuncia realizada por Corchado a la Junta Electoral y la decisión de ésta de desestimarla.

La polémica ha ensombrecido el final de la campaña al rectorado de la Universidad de Salamanca. Dos días antes de la segunda vuelta, Juan Manuel Corchado denunciaba ante la Junta electoral el condicionamiento de votos hacia posibles estudiantes en beneficio de Ricardo Rivero, acusación que este miércoles la Junta Electoral ha decidido desestimar.

Ante esta situación, ambos candidatos se han acusado mutuamente mediante correos electrónicos enviados a los propios estudiantes en las que manifestaban su punto de vista sobre este asunto.

El primero en hacerlo fue Rivero, quien ha calificado el hecho de “difamatorio” y ha adjuntado, asimismo, la resolución de la Junta Electoral. Éste es el correo electrónico enviado por Rivero:

“A la Comunidad Universitaria:

Ante la difamación vertida contra nuestra candidatura en el día de ayer, mediante las denuncias interpuestas a la profesora Dra. Nieves Sanz, quienes hemos estado trabajando durante meses en este proyecto de cambio para toda la Universidad de Salamanca, queremos que conozcáis los siguientes hechos:

Primero: La Junta electoral de la Universidad de Salamanca ha emitido una resolución desestimatoria más de 24 horas después de la presentación de las falsas denuncias. (Adjunta a este correo).

Segundo: Los delegados de estudiantes del grupo de la asignatura implicada han emitido esta mañana un comunicado, dirigido a la Junta Electoral, en el que demuestran su gran desconformidad con los escritos presentados. Afirman haber recibido información de todas las candidaturas, habiendo ejercido su derecho al voto de forma absolutamente libre.

Tercero: El examen de la asignatura mencionada en los escritos difamatorios fue calificado veinte días antes de la celebración de la primera vuelta de las elecciones rectorales (31 de octubre). Por tanto, en modo alguno pudo condicionarse la voluntad de los estudiantes en el proceso de votación. Tal dato, unido al elevado porcentaje de estudiantes suspensos, es suficientemente expresivo de la objetividad y rigor en el proceso de calificación realizado por la profesora.

En este último tramo del proceso electoral la Comunidad Universitaria debería estar debatiendo sobre la idoneidad de los programas que los dos candidatos presentan. Este tipo de acciones de denuncias infundadas perjudican el prestigio de nuestra institución, que debe ser el valor fundamental por el que todos debemos velar.

Nuestra Comunidad Universitaria no puede tolerar que, basándose en el anonimato de las redes y en el uso incorrecto de los datos personales, se utilice la difamación para alterar el resultado de una votación democrática en las urnas.

Ricardo Rivero Ortega

Candidato a Rector”


Por su parte, Corchado ha hecho lo propio pero respondiendo al correo de Rivero. De hecho, su comunicado comienza aludiendo al correo electrónico enviado por el candidato rival. “Solo difama el que miente, y en este caso todos los hechos descritos se han confirmado como ciertos al haber sido reconocidos, incluso, por los propios interesados”, ha señalado. El contenido completo del correo electrónico de Corchado es el siguiente:

“Queridas/os compañeras/os,

Ante las elevadas descalificaciones realizadas en el correo electrónico del Profesor Rivero Ortega en relación a la puesta de manifiesto de malas prácticas electorales en el desarrollo de la actividad docente y evaluadora de la Profesora Sanz Mulas en la Facultad de Derecho, os quiero trasladar de manera muy breve tres reflexiones:

Solo difama el que miente, y en este caso todos los hechos descritos se han confirmado como ciertos al haber sido reconocidos, incluso, por los propios interesados.

Sorprende que en un Estado de Derecho y por quien se dedica a su enseñanza y estudio, se califique como “ruin”, “rastrero” y “ataque” ejercer un derecho ante los órganos competentes con la intención de aclarar un comportamiento que, cuando menos, suscita muchas dudas a cualquier miembro de la comunidad universitaria.

La Junta Electoral, pese a no apreciar desvalor concreto en una interpretación muy particular, reprueba sin ninguna duda el comportamiento descrito considerándolo “inoportuno e impropio” sembrando “la sombra de la sospecha sobre la transparencia y objetividad de un proceso electoral hasta el momento escrupuloso....”

Lamento profundamente esta triste imagen de nuestra institución cuando debíamos habernos mantenido exclusivamente en el debate de las ideas y las propuestas.

De corazón, muchas gracias y os animo a que mañana nadie falte a ser protagonista del cambio en la Universidad.

Desde la ilusión y el compromiso, recibid un cordial abrazo,

Juan Manuel Corchado”.

Comentarios
Lo más