lunes. 11.12.2017 |
El tiempo

Baloncesto | LEB Plata

El Aquimisa Queso Zamorano no puede con Agustinos, con su maleficio y con los árbitros

El Aquimisa Queso Zamorano no puede con Agustinos, con su maleficio y con los árbitros

Tras un encuentro colosal de Hansen, que terminó el duelo con 41 puntos, el marcador llegaba empatado a 88 tantos a la última jugada. Ahí, una penetración de Libroia a canasta a falta de un segundo fue cortada con una evidente falta que los colegiados no se atrevieron a señalar y llevaron el duelo a una prórroga en la que el CB Zamora, tremendamente desgastado, no pudo seguir el ritmo de Agustinos y acabó cediendo su undécimo encuentro consecutivo por 106-100.

Cuando un equipo entra en barrena es prácticamente imposible salir de ahí. Es más, cuando parece que tiene la opción de romper esa mala dinámica, aparecen imponderables que hacen imposible esa situación. Este viernes, el CB Zamora volvió a sentir la amargura de una derrota cruel en sus carnes. En un encuentro de mucho nivel en el que Agustinos y CB Zamora mostraron el músculo de sus principales artilleros, los blanquiazules acabaron cediendo ante un conjunto leonés muy talentoso; pero también con una actuación arbitral que volvió a ser polémica en los momentos claves.

Principalmente hiriente fue la última jugada del tiempo reglamentario, cuando con empate a 88 tantos, la escuadra de Saulo Hernández lograba un aclarado perfecto para una penetración de Libroia, y el base americano se encontraba con un zarpazo en el cuello cuando se elevaba para anotar una bandeja de manual. Los colegiados decidieron hacer lo fácil, obviar una decisión que hubiera permitido ganar al colista, para darle una opción más a los locales.

No lo desaprovechó Agustinos, que en la prórroga siguió demostrando su enorme talento y dejando claro que con jugadores como Medina y Kavas, entre otros, está por méritos propios en la zona media alta de la Liga LEB Plata. Por los zamoranos, Hansen sostuvo a su equipo. Decisión arbitral al margen, que le hubiera dado la victoria a los de Saulo Hernández, los blanquiazules volvieron a tener rachas de inconsistencia y volvieron a vivir, casi exclusivamente de su juego exterior. Y es que la aportación de las referencias interiores se fue a unos escasos 17 puntos sumados entre Ervin, Iza y Asanin.

Unos números que en condiciones normales te hacen perder un duelo de forma abrumadora, pero que quedaron escondidos por el recital de Hansen, con 41 puntos, y la aportación también importante de Méndez en la anotación con 17 tantos. Eso permitió que el duelo fuera siempre igualado, con ventajas que no superaron los ocho puntos en prácticamente ningún momento, y que por eso cualquier decisión pudiera decidir el duelo. Decisiones, tanto de juego como arbitrales, que volvieron a perjudicar al colista, que con un balance de 0-11 está cada vez más cerca de la Liga EBA.

Comentarios