Documento técnico de la Junta Agraria de Zamora para revertir a rústico 350 ha de suelo urbanizable

Bajo el título “Consulta de Viabilidad de Reversión de suelo urbanizable a rústico en el municipio de Zamora”, la Junta Agraria de Zamora presentará ante los máximos responsable municipales y el equipo técnico de urbanismo, un documento técnico para la reversión urbanística a suelo rústico de 350 hectáreas de suelo urbanizable.

0 Comentarios

Desde el año 2006 la Ciudad de Zamora no ha dejado de perder población, aproximadamente unas 3.000 personas. Sin embargo  el denostado  PGOU aprobado en 2011 contemplaba un crecimiento de vivienda del 75%, a todas luces infundado, como ya denunció en su día la Junta Agraria de Zamora. 

A juicio de este colectivo, esas previsiones de crecimiento son del todo imposibles de alcanzar, y de ahí la propuesta de la Junta Agraria de Zamora de solicitar la reversión del 42% del suelo urbanizable a suelo rústico, es decir unas 350ha. “Nuestras propuestas, muy razonables y fundamentadas, permitirían aun así construir aproximadamente 13.600 viviendas en el suelo urbanizable que quedaría pendiente de reversión, situado en la  zona más  próxima al casco urbano  y a la vez  con menor interés agrario”, exponen.  

En relación con muchos de los suelos calificados como urbanizables en el último PGOU del Ayuntamiento de Zamora, se ha creado una situación del todo inasumible, tanto para los propietarios, como para la sociedad en general. A pesar de la modificación de la Ley de Catastro, sigue siendo desproporcionada la carga impositiva que tienen que soportar los propietarios para un suelo catastralmente rústico y de uso agrario y por tanto de escasa rentabilidad económica. 

Por una parte, dichos suelos ya no pueden acogerse a la bonificación del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) establecidos por el Ayuntamiento de Zamora, y con respecto a otros impuestos, tales como el de transmisiones patrimoniales, sucesiones y/o donaciones, las bases imponibles y por tanto las cuotas siguen siendo muy elevadas, ya que la Junta de Castilla y León aún mantiene unas valoraciones muy superiores al valor del mercado, en torno a 90.000 €/ha, que suponen en muchas ocasiones que la cuantía del impuesto sea superior al valor real del bien.

Pero además hay otras razones tanto o más poderosas para que estos suelos vuelvan a ser rústicos a juicio de la Junta Agraria Local: actualmente  es imposible desarrollar cualquier iniciativa en estos terrenos que no sea la urbanizadora. “Así conocemos proyectos  de pequeñas ganaderías alternativas, o la instalación de secaderos, o incluso la demanda de pequeñas fincas para parcelas o huertos de recreo, cuyos promotores buscan otros emplazamientos e incluso otras provincias, porque en estos terrenos estos usos son incompatibles”, siguen explicando.  

En este sentido, agregan: “En una provincia como la nuestra tan golpeada por la despoblación y donde la iniciativa privada apenas existe o es muy débil,  esta calificación del suelo no viene  sino a poner freno a cualquier proyecto de economía real vinculado al territorio”.

La elaboración del documento ha corrido a cargo de la Junta Agraria, después de que el pasado mes de enero el Alcalde plantease a la JAL la redacción una propuesta para aquellos terrenos de mayor interés agrario y donde los propietarios fueran más proclives a la reversión.  Bajo el título “Consulta de Viabilidad de Reversión de suelo urbanizable a rústico en el municipio de Zamora”, el documento será presentado el próximo miércoles al equipo de gobierno municipal, y ha sido redactado por arquitectos y jurídicos de la JAL. A partir de entonces los técnicos municipales de urbanismo comprobarán la viabilidad técnica de la reversión sector por sector, y finalmente los propietarios la deberán ratificar por mayoría para que finalmente ésta sea efectiva.

“Confiamos que el Ayuntamiento de marcha atrás a esta pesadilla que ha sido el Plan de Urbanismo de 2011, y que queremos recordar ha tenido a nuestro colectivo como uno de los sectores más combativos de la sociedad zamorana: durante años en defensa del regadío de la Vega de Villagodio o de los  regadíos del Canal de San Frontis, este último protegido por sentencia del Supremo en 2016. Con todo ello no pretendemos sino potenciar el desarrollo agropecuario en nuestro municipio, mediante la renovación y ampliación de las explotaciones y facilitando la necesaria movilidad de la propiedad”, finalizan.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído