Estiman unas pérdidas de hasta un 50% de la cosecha de cereales por el calor de mayo

Las altas temperaturas lastran una cosecha que se esperaba muy buena

0 Comentarios

Campo de cereal
Campo de cereal

La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) estima unas pérdidas de hasta un 50 por ciento de la cosecha de cereales en Castilla y León por la ola de calor de mediados y finales de mayo. Será "muy negativa debido a las extremadamente altas temperaturas de las últimas semanas que ha hecho que se precipitase todo, junto con unos gastos de producción que siguen subiendo y que no se consiguen trasladar a lo largo de la cadena alimentaria", explican en un comunicado.

La previsión en abril era buena por las lluvias caídas, sin embargo los más de 30ºC que ha llegado a marcar el mercurio en esta Comunidad han hecho que en determinadas zonas hayan pedido ya la mitad de  la cosecha.

La producción media a fecha de hoy podría rondar los 1.750 – 2.500 kilos por hectárea en cebada, y entre 1.500 a 2.700 y entre 1.000 a 2.000 en centeno, dependiendo comarca y provincia. "No hay provincia que se salve, pero se puede destacar que las más afectadas son Ávila, Segovia, Valladolid, Zamora o Salamanca. En Palencia la estimación de la cosecha se ha visto muy mermada por la falta de lluvias tanto en el Cerrato como en tierra de campos y en Burgos las zonas más dañadas son Ribera y Arlanza, donde tienen esperanza que si llueve en los próximos días podría mejorar ligeramente la producción", explican desde el sindicato agrario. A esta situación unen "importantes" problemas por plagas y enfermedades que están "asolando" los cultivos.
Respecto al girasol sembrado antes del 15 de mayo, ha nacido bien, porque hubo unas fechas en las que llovió ligeramente, pero lo que se sembró después, en su mayoría aún no ha nacido y si no llueve tendrá problemas importantes de nascencia.

En cuanto a la superficie de pasto, la escasez de lluvias, sobre todo en invierno, ha mermado considerablemente la producción de hierva y ahora está totalmente seco, si bien se puede recuperar en el momento en que llueva en condiciones.
 

Altos costes de producción

Unión de Uniones destaca que el mal resultado de la campaña de cereales se agrava por unos costes de producción que no paran de subir y que han sido muy altos. El incremento respecto al pasado año es considerable llegando a ser en gasoil de un 215 por ciento, en la electricidad de un 77 por ciento y en los fertilizantes y fitosanitarios más de un 80 por ciento, no siendo compensado por la baja cosecha con independencia de que el precio en el mercado está al alza por la guerra en Ucrania.

“En un momento económico en el que el cereal podría ir bien, llega este calor extremo que nos reduce la cosecha”, lamentan desde UCCL. “En cualquier caso, tampoco habría sido muy boyante… con unos costes de producción tan altos y no hay precio al alza que pague eso”, añaden.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído