Piden que la industria asuma la patata pendiente en los almacenes de los productores

UCCL insta a la Junta a presionar para que los envasadores compren la producción regional "antes de introducir y comprar francesa".

 1765367
1765367

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19, modificando por completo los hábitos de vida, sigue provocando estragos a los diferentes sectores agrarios de Castilla y León.

Un comunicado de UCCL explica que los daños serán cuantiosos para los productores de patata de Castilla y León que encuentran cerrados el mercado de su producto estrella, la patata agraa que fue sacada tardía y almacenada, cuyo destino era el canal Horeca, ahora completamente cerrado. Los patateros guardan sus patatas hasta esta época del año en buen estado de conservación y su destino final es venderlo directamente a hostelería y restauración, un mercado que se decantan por una patata de mayor calidad que la patata lavada que viene de Francia.

En este sentido, UCCL insta a que los envasadores de Castilla y León hagan un esfuerzo y se comprometan a asumir la patata que queda sin vender "antes de introducir y comprar la patata francesa, que viene siempre en esta época del año, al objeto de lograr dar salida a la producción de los patateros castellano y leoneses".

UCCL recuerda que la industria agroalimentaria "se llevan sustanciosas ayudas del gobierno regional y que ahora es el momento que muestren su compromiso con los agricultores de Castilla y León".

Igualmente, pide la apertura de los mercados locales al aire libre, manteniendo siempre todas las medidas de seguridad adecuadas para evitar la propagación del coronavirus, ya que mediante esta forma encontramos una gran cabida de los productos de agricultores y de cercanía, con consumidores que se decantan más por la calidad que por la apariencia.

Del mismo modo, hace un llamamiento a los consumidores para que no se decanten tanto por la apariencia física de un producto, sino por la calidad del mismo. “La patata agria tiene un color más oscuro, y por tanto, no es tan atractiva para el consumidor, pero es de una calidad extrema. En cambio, la patata francesa es más blanca y al estar lavada, tiene aparentemente una mejor presencia, pero en realidad esa patata se estropea antes y tiene unas peores actitudes culinarias”.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído