UPA desmiente que exista una moratoria para el saneamiento de terneros

Han solicitado al Gobierno que se amplíe el plazo del que se dispuso el año 2022 hasta que esta situación se normalice.

Un ternero en las inmediaciones del embalse de Santillana Ep
Un ternero en las inmediaciones del embalse de Santillana Ep

La Alianza UPA-COAG de Castilla y León han mantenido un encuentro en las últimas horas en Madrid con los responsables del área del Ministerio de Agricultura y Ganadería para tratar de solucionar la paralización de la salida de los terneros con destino a cebadero, y a mercados como el de Salamanca, y que tanto perjuicio está causando a los ganaderos de vacuno de Castilla y León.

En dicha reunión, se ha informado a los representantes de UPA-COAG de que, al igual que expuso en el día de ayer la Dirección General de Agricultura de la Junta de Castilla y León en Salamanca, la normativa vigente viene recogida en el reglamento 689/2020, que entró en vigor en abril de 2021 y así está establecido en el Programa Nacional de Tuberculosis de 2022 aprobado por las 17 autonomías (incluida Castilla y León) aunque se estableció una moratoria hasta el 1 de enero de 2023.

Tal y como señalan desde la alianza, ''en la reunión de la Alianza UPA-COAG con los responsables del Ministerio de Agricultura reiteraron que a pesar de lo vertido irresponsablemente por parte de alguna organización profesional agraria, no existe moratoria oficial al plazo de entrada de animales en cebaderos calificados.''

La Alianza UPA-COAG ha hecho ver a los responsables del Ministerio de Agricultura, que los ganaderos de nuestra comunidad no estaban adecuadamente informados y que la comunidad de Castilla y León no está preparada para poder hacer los saneamientos precisos de los terneros.

Desde el Ministerio de Agricultura se han expuesto posibles soluciones para poder flexibilizar movimientos, pero que no solucionan el problema de forma total. En primer lugar, los movimientos a cebaderos no calificados, no precisan saneamiento previo, por lo que todos los cebaderos no calificados y los calificados que decidan quitarse esta calificación (si no la precisan por no vender animales al barco, a la exportación o a otros cebaderos calificados), pueden preferir eliminar tal condición y pueden recibir los terneros sin ningún problema (esta es la situación de muchos cebaderos de Castilla la Mancha o Extremadura).

Desde la Alianza UPA-COAG se expuso la bajada de precios de los terneros con destino a estos cebaderos, hecho conocido por el Ministerio  y que no es debido a otra cosa más que debido a la avaricia de los intermediarios.

La segunda solución es sanear en destino, y por lo tanto, que sea el cebadero el que sanee los terneros, para lo cual dispondrá de un plazo de 30 días (45 por causas excepcionales). Ante esto, los representantes de UPA-COAG indicaron que de salir un positivo (caso improbable al tratarse de terneros de explotaciones T3H) perderían la calificación. Desde el Ministerio (y este es un hecho fundamental) se ha indicado, que ese hecho no será así, siempre que el cebadero de destino tenga los terneros sin sanear separados del resto (en centros de cuarentena, en el cebadero separados por muro del resto etc).

Si algún ternero saliera positivo, se sacrificaría, pero la calificación no se le suspendería al cebadero ni tendrían que sanear el resto de terneros, a quien se le revisaría la calificación sanitaria será a la explotación de origen, dado que esos terneros no habrán tenido contacto con los del resto del cebadero.

Esta medida, dentro de la comunidad autónoma de Castilla y León, será suficiente con la decisión de la propia comunidad, pero con destino hacia otras comunidades autónomas, tendrá que ser acordado entre ellas. 

Desde la Alianza UPA-COAG, se ha hecho ver a los responsables del Ministerio de Agricultura, que todo esto ''llevara tiempo independientemente de que se tome una decisión u otra, dado que se tiene que explicar y convencer a los cebaderos''  y que de no ser así, ''se tienen que poder sanear los terneros, siendo esta última actuación la que más problemas nos puede crear, dado que la Junta de Castilla y León no se ha preparado, no dispone de personal y el saneamiento de los terneros llevara mucho tiempo, además de tener que destinar recursos al otro problema que tenemos que es la vacuna de la Lengua Azul.''

La realidad de esta medida, de la que dicen que ''sanitariamente no aporta nada'', es que el ganadero de vacuno extensivo es el único perjudicado y que se está paralizando el normal movimiento de los terneros. Por este motivo, y a pesar del malestar creado entre el Ministerio de Agricultura y la Junta de Castilla y León por ''la actuación oportunista de una organización'', desde UPA-COAG se ha reclamado al Gobierno central que se reconsidere la situación y que se amplíe el plazo del que se dispuso el año 2022 hasta que esta situación se normalice.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído