Alertan de que las Urgencias están “en la cuerda floja” por la carencia de profesionales y el alza de un 30% de la demanda asistencial

CSIF considera imprescindible que la Consejería de Sanidad actúe de inmediato ante la tensión en la asistencia por la saturación de los servicios de urgencia y sin medidas para reforzar las plantillas

0 Comentarios

Zona de urgencias
Zona de urgencias

El presidente del sector de Sanidad de CSIF Castilla y León, Enrique Vega, ha advertido de que la presión sobre los servicios de Urgencias aumenta sin cesar en estas últimas semanas, en la práctica totalidad de los hospitales de la región, “como consecuencia del desmantelamiento de la Atención Primaria, aumento de las listas de espera y numerosos pacientes con patologías crónicas que acuden a las áreas de emergencias en busca de la atención que ofrece un servicio que atiende las 24 horas del día”.

Vega explica “cómo en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid la situación es un caos con cinco facultativos menos, con respecto a los que debería haber en plantilla, circunstancia que obliga a aumentar las guardias por adjunto, y también sufren la presión de las urgencias pediátricas como consecuencia del aumento de casos de niños que sufren el virus respiratorio sincitial, con pacientes derivados de la UCI pediátrica a la REA por falta de espacio”.

Para CSIF, es preocupante que en las urgencias en el Hospital Universitario Rio Hortega cuenten con solo 12 licenciados especialistas de Urgencias, por debajo de la plantilla imprescindible. Se ha dado el caso de días en diciembre en los que no había camas para nuevos ingresos, y se tuvo que habilitar la sala de observaciones y la Unidad de Continuidad Asistencial hasta contar con camas en las plantas de hospitalización.

Respecto a las urgencias del Hospital Comarcal de Medina del Campo, CSIF subraya que el servicio está desbordado con todos los boxes llenos y colapsado el Hospital de Día.  “Preocupa”, -apunta Enrique Vega- “que muchos días en el turno de mañana solo hay tres médicos de urgencias, cuando en tiempo pasado, ha llegado a haber hasta siete médicos, una saturación que se refleja en las áreas de medicina interna que está llena, así como traumatología y cirugía que cuenta con pocas camas libres al igual que ginecología o pediatría.

CSIF denuncia que en León las urgencias se mantienen con plantillas escasas y sin aumento de profesionales sanitarios, y en cuanto a las UCI atienden en este servicio a niños procedentes de pediatría sin contar con la experiencia y cualificación necesaria para estos casos. Similar escenario se vive en el Hospital de El Bierzo con urgencias saturadas, con un número importante de pacientes a la espera de cama, y con un centro hospitalario cercano al colapso y sin capacidad para nuevos ingresos en planta.

Los servicios de urgencias en los hospitales de Burgos, Soria y Ávila también sufren el aumento de carga asistencial por la falta personal de Atención Primaria. En el último proceso selectivo de 12 plazas ofertadas en Burgos solo se han cubierto 6, y ni siquiera la mejora de contratos lo hacen más atractivo. En Soria faltan tres médicos en plantilla orgánica y dos contratos de guardias; y en Ávila el número de urgencias se ha aumentado en torno a un 20% debido a los retrasos de citación en Atención Primaria.

Sobrecarga y saturación en Segovia

El presidente del sector de Sanidad de CSIF Castilla y León recuerda, además, “que la saturación en el Hospital de Segovia rebasa la capacidad de atención, sin reforzar las plantillas, con pacientes que esperan en los pasillos más de un día para su ingreso en planta, o cirugías pediátricas aplazadas para liberar camas en planta para los casos de bronquiolitis o gripe”. Enrique Vega incide “en que la Consejería de Sanidad tiene que explicar las razones por las que no se refuerzan las contrataciones en un centro hospitalario que un día normal atiende entre 80 y 100 pacientes, y ahora esta cifra se sobrepasa hasta los 200 enfermos. Ahora oscila entre 100 y 200, depende del día. Es decir, un incremento promedio de entre el 30% y el 50%”.

La situación no es mejor en el Hospital de Salamanca con unas 500 urgencias diarias de adultos atendidos por 4 o 5 adjuntos tras permanecer en la sala de espera, en algunos casos más de 7 horas. CSIF aclara que muchos de estos casos son de pacientes que no son atendidos con celeridad en sus centros de salud, donde les citan hasta con una semana de retraso y se ven obligados a acudir a las urgencias. Estos mismos factores se repiten en el Hospital de Palencia, con una plantilla muy ajustada en el área de urgencias, donde no se han cubierto las jubilaciones.

Reflexión sobre el deterioro de la sanidad pública

Enrique Vega, señala que “todos los hospitales de Castilla y León están por debajo de plantilla, de entre tres a siete personas, dependiendo de los centros y con alguna excepción puntual. No pueden ni cubrir las libranzas post guardia. No llegan ni al mínimo. Eso, sumado a que hay retrasos en Primaria de hasta una semana para ir al médico, provoca que la gente se vaya a urgencias. Todas las urgencias han sufrido un peso añadido entre un 20% y un 50% de pacientes. Entre la falta de personal y la sobrecarga de trabajo, el personal está quemado porque, además, no tienen mejoras salariales”.

Así mismo, recuerda que “las urgencias están en la cuerda floja. Están en una situación dramática. Siempre en esta época hay más incidencia en las urgencias, por los picos de gripe o este año por los casos de bronquiolitis en los niños, pero se suma la falta de personal y la sobrecarga de trabajo, porque no se atienden los casos de Primaria por demora. Es una tormenta perfecta para que el personal de Urgencias esté quemado. Si no tenemos profesionales de Atención Primaria tampoco los tenemos para Urgencias. Hay que recordar que la falta de personal no se circunscribe sólo a los licenciados especialistas, el personal de Enfermería y otras categorías se encuentran en situación similar o llegarán a ella a no mucho tardar”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído