Carriedo destaca que las cuentas entrarán en vigor en plazo para ofrecer “estabilidad y confianza” a la sociedad de Castilla y León

El consejero registra el proyecto de presupuestos en las Cortes para su tramitación parlamentaria

2 Comentarios

Carlos Fernández Carriedo
Carlos Fernández Carriedo

El consejero de Economía y Hacienda de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, destacó hoy que el presupuesto de Castilla y León para 2023, “será aprobado en plazo y entrará en vigor el 1 de enero” del año que viene, algo “muy positivo” para ofrecer “estabilidad y confianza” al conjunto de las sociedad de la Comunidad y a los agentes que intervienen.

Carriedo, que registró el proyecto de presupuestos aprobado ayer por el Consejo de Gobierno, en las Cortes regionales para su tramitación parlamentaria, destacó que Castilla y León “está entre las primeras autonomías en presentar sus cuentas” a pesar de los que pensaban que “se iba a retrasar”. Carlos Fernández Carriedo sentenció así que Castilla y León ofrece “solvencia, garantías y confianza” con estos presupuestos en un “escenario económico no exento de incertidumbres”.

El consejero portavoz se congratuló porque el Ejecutivo de coalición PP-Vox “ha demostrado ser capaz de hacer un buen presupuesto” y recordó que las grandes cifras de la Comunidad, “baja impuestos, se compromete con los servicios públicos de calidad, apoya a las familias, se compromete con el mundo rural y eleva las inversiones”.

Carriedo incidió en que ahora toca desarrollar el trabajo parlamentario, en un contexto que coincide en el tiempo con dos datos que puso en valor, las cifras EPA, en las que el desempleo baja en la Comunidad un 12,6 por ciento y sube en España un 2,1 por ciento; y un informe de las Asociaciones Estatales de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, que sitúan a Castilla y León como la segunda autonomía con más porcentaje de inversiones en servicios públicos esenciales, la primera en Sanidad.

El consejero incidió en que el presupuestos se enmarca en una previsiones macroeconómicas dentro de un escenario “factible”, según la Airef; y puso de relieve que prevén una tasa media de paro del 10,1 por ciento en 2023, cuando la EPA la situó ayer en el 8,9 por ciento. Al respecto, remarcó que han intentado que el “realismo impere” en las cuentas.

Asimismo, insistió en que los presupuestos reflejan que bajar impuestos es compatible con elevar la recaudación, con beneficios fiscales por más de 600 millones, un 59 por ciento más que en los últimos presupuestos de 2021, que llegarán a casi medio millón de familias, y con la nueva medida de subida de deducciones en el IRPF para las familias numerosas, que se incorporará vía enmiendas de los grupos.

El consejero portavoz asumió que las cuentas crecen esencialmente por la subida de los fondos de la UE, que crecen un 62,33 por ciento impulsados por los de Nueva Generación, con 733 millones, de los que casi 500 corresponden al mecanismo de recuperación y resiliencia. Por el contrario, descienden un 32 por ciento las trasferencias del Estado (947,73 millones), y un y 67,6 por ciento el déficit (205,1 millones).

Carlos Fernández Carriedo lamentó, en este sentido, que la Comunidad renuncia en estas cuentas a 633 millones del fondo COVID y a más de 400 de déficit público, más de 1.000 millones que suponen, dijo, “un esfuerzo muy importante”. No obstante, el consejero remarcó que en estas cuentas, recorren “dos terceras partes de la estabilidad presupuestaria”, al pasar al 0,6 por ciento.

Carriedo asumió que las partidas de la UE “no durarán para siempre”, aunque se alargarán sus efectos hasta 2027, por lo que apostó por gastar esos fondos “como mejor puedan” para que la capacidad de crecimiento pueda suplir esa partidas. “Sin los fondos de la UE estos presupuestos hubiesen sido muchos peores”, reconoció.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído