Castilla y León alcanza en junio un déficit de 69 millones, un 67,7% menos que hace un año

El conjunto de las comunidades autónomas acumula un déficit de 8.168 millones de euros

0 Comentarios

Dinero en efectivo Fotografía EP
Dinero en efectivo Fotografía EP

Castilla y León alcanzó un déficit de 69 millones de euros en junio de 2022, una cantidad que equivale al 0,11 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) y que supone un descenso del 67,7 por ciento con respecto al mes de junio de 2021, cuando el déficit era de 214 millones de euros, un 0,36 por ciento del PIB.

Las CCAA presentaron en la primera mitad de 2022 un déficit de 8.168 millones, lo que supone un 0,62 por ciento del PIB, frente al 64 por ciento de hace un año (7.714 millones). Por su parte, el déficit conjunto de la Administración Central, los Fondos de la Seguridad Social y las Comunidades Autónomas, excluida la ayuda financiera, se sitúa en 29.248 millones, equivalente al 2,24 por ciento del PIB. Si se incluye el saldo de la ayuda a las instituciones financieras, por importe de 395 millones, el déficit se sitúa en el 2,27 por ciento del PIB.

El déficit de la Administración Central se situó en 21.993 millones a finales de junio, lo que corresponde al 1,68 por ciento del PIB. El déficit del Estado en mayo en términos de PIB equivale al 1,84 por ciento, lo que supone 20.056 millones, un 39,9 por ciento inferior al registrado en mayo de 2021, según informó en un comunicado remitido a Ical el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

Los recursos no financieros se sitúan en 148.415 millones, lo que implica un 32,5 por ciento más respecto al mismo periodo de 2021. Los impuestos alcanzan los 115.336 millones, el 77,7 por ciento del total de los recursos, y crecen un 23,2 por ciento respecto a julio de 2022.  

Los impuestos sobre la producción y las importaciones aumentan un 15,9 por ciento. En concreto, los ingresos por IVA se elevan un 19,7 por ciento. Los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio crecen un 35,4 por ciento debido al IRPF, que se incrementa un 44,9 por ciento mayoritariamente por el ingreso del primer plazo de la declaración de la renta. Por su parte, el Impuesto sobre la Renta de No Residentes se eleva un 67,5 por ciento. Los ingresos del Impuesto sobre Sociedades crecen un 25,2 por ciento, si se deduce el ingreso extraordinario derivado de la fusión de dos grandes entidades que se recogió en 2021.  

Asimismo, los impuestos sobre el capital aumentan 134 millones de euros respecto al mismo periodo del año anterior y los ingresos de las cotizaciones sociales descienden en un 3,6 por ciento. Las rentas de la propiedad disminuyen un 4,4 por ciento respecto a 2021 debido a los menores ingresos por intereses, que disminuyen un 20 por ciento hasta 994  millones. No obstante, esta disminución se compensa, en parte, con el aumento de los ingresos por dividendos y otras rentas de la propiedad en un 5,7 por ciento hasta los 2.006 millones.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído