García-Gallardo denuncia la "persecución" de la Agencia Tributaria a las empresas de Castilla y León que expulsa a los empresarios

Afirma que utilizará el altavoz institucional que le proporciona su participación en la Junta para destapar este hecho

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo
El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo

El vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, defendió hoy en Madrid que Vox, lejos de ser un partido que desdeña la igualdad “como defienden algunos”, es el único que la defiende. “Es un insulto para las mujeres decir que necesitan un impulso para llegar. Son iguales o incluso mejores que los hombres”. A su juicio, la discriminación que sufren es la brecha maternal. Lo que se tiene que hacer en España es dar una ayuda “sincera y real” a las mujeres para que puedan ser madres. “En España hay diez veces más ayudas para abortar que para ser madres”, destacó.

García-Gallardo aprovechó su participación en Fórum de Nueva Economía para dejar claro los principios que guían a su formación en el nuevo Ejecutivo de Castilla y León y la apuesta por la natalidad es una de ellas. “Mientras la izquierda pone faldas a los semáforos, nosotros apoyamos la natalidad”. No obstante, subrayó que no todo consiste en dar ayudas “lo principal es volver a ensalzar el valor de la familia” y puso como ejemplo de buenas prácticas las políticas que se llevan a cabo en algunos países del Este “como Hungría”.

La ayuda al mundo rural supone otro gran eje del programa que Vox lleva a la Junta. En este ámbito citó algunas medidas que tienen pensado poner en marcha, como devolución de las tasas por servicios veterinarios. “Es la voluntad de Vox no ser un partido que persigue a los agricultoras, sino que les acompaña”. Iniciativas que, como recordó, se unen a la rebaja fiscal prevista. “Más allá del ruido que nos atribuyen, es significativo que la primera medida que hemos aprobado en el Gobierno sea el plan anticrisis”.

Pragmatismo

El vicepresidente de la Junta aboga por el pragmatismo dentro del gobierno. Aunque no se resiste a abandonar la batalla cultural, en la que por ejemplo apostó por dar el mismo tratamiento a las víctimas de los dos bandos de la guerra o a modificar el artículo 2 de la Constitución para evitar que se hable de nacionalidades en vez de de regiones, cree que su prioridad ahora es dotar a Castilla y León de un Gobierno fuerte, estable y duradero y dar seguridad jurídica a las instituciones. “Vamos a tener capacidad de entendimiento con el PP pero no voy a renunciar a mis principios, como espero que no lo haga el Partido Popular”.

Es en este intento de afianzar el Gobierno donde García-Gallardo justificó la tardanza en conformar el Gobierno autonómico en el proceso de selección abierto para cubrir cada uno de los puestos. “Estamos como un gran buque que avanza lento, pero avanza”. Admitió, eso sí, la sana sensación de vértigo al tomarse “cada euro público como algo muy serio”.

Ejemplo, de una nueva generación

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, que fue el encargado de presentar a García-Gallardo, destacó de él su formación compromiso y valentía. “Representa muy bien esta nueva generación de líderes que nos devuelve la fe en la política”. También recordó que esta primera experiencia de Vox en un Gobierno va a alentar a sus enemigos, pero les auguró poco éxito. “Vas a tener una carrera llena de obstáculos, pero pocos saben que es campeón regional de salto de obstáculos, así que no hay persona más indicada”, ironizó.

García-Gallardo, que dijo estar ante Espinosa de los Monteros “como Alcaráz frente a Nadal”, añadió que Castilla y León es el primer paso de un Gobierno de integración con el 
PP cuyo buen trabajo se verá también en Andalucía, donde la inteligencia de Macarena Olon, una persona que le “ha ayudado mucho”, le permitirá ser presidenta.

Entre las preocupaciones que admitió tener, el vicepresidente de la Junta remarcó el hecho de no saber si se se va a dejar un mundo mejor a las nuevas generaciones. Hizo hincapié en las necesidades que tienen los jóvenes para el acceso a la vivienda o para encontrar un trabajo estable. “Vemos jóvenes solos, aislados, en medicación. Hay sectores como la abogacía o las finanzas donde se les exprime sin un futuro”. Fue muy crítico con los medios de comunicación, y con el plan de ayudas establecido por la Junta porque cree que ha apesebrado a algunos: “El día de las elecciones lo pensaba, pero hoy lo sé”.

Entre las personalidades que quisieron acompañar a García-Gallardo en este acto en Madrid figuran el presidente de las Cortes, Carlos Pollán; el consejero de Industria de la Junta de Castilla y León, Mario Veganzones, y el de Presidencia, Jesús Julio Carnero, así como el secretario general del PP en Castilla y León, Francisco Vázquez. También acudieron el empresario teatral Enrique Cornejo, el presidente de Asaja, Pedro Barato, el profesor Ramón Tamames y la diputada en la Asamblea de Madrid, Rocio Monasterio, entre otros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído