Iberdrola ‘contra viento y marea’ en Castilla y León

A pesar de los temporales y de los contratiempos que estos puedan causar, gracias al trabajo constante de un gran equipo la luz llega a nuestros hogares los 365 días del año

Trabajadores de Iberdrola durante un temporal 2
Trabajadores de Iberdrola durante un temporal 2

Los inviernos son fríos en muchas zonas de Castilla y León, se alcanzan temperaturas muy bajas y cuando nieva puede llegar hasta casi el metro lo que dificulta en muchas ocasiones el trabajo de los profesionales del Grupo Iberdrola que cuidan y garantizan el buen estado de las líneas eléctricas, siempre alertas ante cualquier imprevisto.

A pesar de los temporales y de los contratiempos que estos puedan causar, gracias al trabajo constante de un gran equipo que conforma la distribuidora de Iberdrola, la luz llega a nuestros hogares los 365 días del año. No solo se encargan de reparar alguna incidencia puntual sino del mantenimiento constante y garantizar que el suministro eléctrico llegue tanto a las grandes ciudades como a los pequeños pueblos. Las condiciones a veces más que difíciles son casi imposibles y exigen el máximo esfuerzo de los equipos y sus profesionales.

Da igual el día y la hora, los profesionales de i-DE, la distribuidora de Iberdrola, tienen que gestionar las incidencias provocadas por tormentas y vendavales en primavera y otoño y la nieve y el hielo en invierno. Ahora con las primeras nevadas del año, que son uno de los grandes retos del mantenimiento de la red eléctrica, los profesionales de Iberdrola velan por asegurar el suministro eléctrico y llevar la mejor energía a nuestros hogares.

Estamos acostumbrados a que, al pulsar el interruptor de la luz funcione. Detrás de este gesto hay un equipo que desempeña una labor imprescindible y una elevada inversión en mantenimiento de la red eléctrica para que todo funcione.

Cabe destacar que, gracias a la telegestión, a la automatización y a la resiliencia de la red eléctrica inteligente, la compañía puede localizar las incidencias que afectan a la red y operarlas en remoto y en tiempo real, con lo que se reducen de forma considerable los tiempos para la reposición del suministro. Cuando hay que reparar como en estos casos, es necesario el trabajo de campo. 

En esta primera nevada del año, el Grupo Iberdrola ha desplegado a todo su equipo de campo, vehículos especiales, grupos electrógenos para hacer frente al temporal y agilizar al máximo la reposición del servicio ante posibles episodios en el suministro eléctrico durante la alerta meteorológica. Asimismo, ha trabajado en contacto permanente con la red de carreteras, 112 y la administración regional con el fin de coordinar las medidas de prevención y poder acceder a los puntos de difícil acceso.

En Castilla y León, i-DE gestiona más de 43.707 km de líneas de baja y media tensión y más de 6.410 km de líneas de alta y muy alta tensión. Asimismo, cuenta con 15.658 centros de transformación en servicio y 246 subestaciones. La compañía mantiene en la región un nivel de calidad de servicio por encima de la media nacional, con el mejor valor   a cierre de año de la historia.

Trabajadores de Iberdrola durante un temporal
Trabajadores de Iberdrola durante un temporal
Trabajadores de Iberdrola durante un temporal 3
Trabajadores de Iberdrola durante un temporal 3

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído