Refuerzo policial con agentes de paisano en eventos y fiestas para prevenir y detectar casos de sumisión química

Para que todas las mujeres "se sientan y estén protegidas" y acabar con esa "sensación de miedo invalidante" y que impide que la persona se sienta "libre"

EP

0 Comentarios

Varias personas en la pista de una discoteca
Varias personas en la pista de una discoteca

La Delegación del Gobierno reforzará los efectivos de policía y guardia civil e introducirá a agentes de paisanos en conciertos, grandes eventos y fiestas patronales en los municipios de Castilla y León para prevenir y detectar casos de sumisión química para que todas las mujeres "se sientan y estén protegidas" y acabar con esa "sensación de miedo invalidante" y que impide que la persona se sienta "libre".

Así lo ha avanzado la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, tras reunirse con Guardia Civil, Policía Nacional y Unidad de Violencia sobre la Mujer para abordar la prevención y respuesta a las agresiones a mujeres que se ha celebrado hoy en Valladolid. Barcones ha estado acompañada por la subdelegada en Valladolid, Alicia Villar, se reúne con el general jefe de la XII Zona de la Guardia Civil, Luis del Castillo, con el jefe superior en funciones de la Policía Nacional en Castilla y León, Jesús del Amo, y con la coordinadora de las unidades de Violencia sobre la Mujer de las subdelegaciones en la comunidad, Rocío López.

En un contexto de "preocupación" por los últimos casos de agresiones sexuales ocurridos en los últimos días en Burgos, Soria y Simancas (Valladolid), Barcones ha comprometido el trabajo y la coordinación de las administraciones para acabar con esa sensación de "miedo" entre las mujeres, un sentimiento "invalidante" que las impide "ser libres". "Vamos a hacer todo lo que está en nuestra mano para que todo este termine y para que todas se sientan y estén protegidas, primera premisa para nosotros".

En este sentido ha trasladado la importancia de que, en caso de sentirse víctima de un pinchazo o cualquier tipo de abuso, lo denuncie de manera "inmediata" a través del 1-1-2, el 091 y 062 y se lo comunique a la persona "más cercana" --amigos, vigilantes privados, fuerzas de seguridad del estado...- y se acerque a un centro médico para que le sometan a las pruebas recogidas en el protocolo. "Y que denuncie, porque si no es imposible averiguar el patrón de estos desalmados y pueden quedar impunes. Y no queremos que ningún delito quede impune en nuestra Comunidad", ha apostillado, para insistir en que prefiere que se atiendan "5.000 llamadas" a que haya "un solo caso" de sumisión química.

En este sentido, ha señalado que hay herramientas para este fin y que hay un kit homologado con dos máquinas adquiridas por el Gobierno para detectar este tipo de sustancias en sangre y orina. "Por eso es muy importante acudir a un centro de salud en las primeras 12 horas", ha precisado.

NINGÚN CASO EN CYL

Barcones ha recordado que el pasado año en España hubo 3.000 diligencias de agresiones sexuales. De ellas, se pidieron un millar de estudios de sumisión química, un 33 por ciento. En 720 se confirmó la detección de alcohol, drogas o psicofármacos. Además, el 92 por ciento de las víctimas volvieron a ser "mujeres", ha ahondado. "En el 80 por ciento de los casos estaba presente el alcohol y en el resto sustancias sedantes", ha precisado.

En lo que va de año, en Castilla y León ha habido siete denuncias por presunta sumisión química, si bien, como ha reconocido la delegada del Gobierno, no ha habido positivos. "Pero hemos tenido muchas actuaciones relacionados con esta situación", ha matizado. Casi una veintena en los últimos días.

MEDIDAS

En este punto, ha avanzado que solicitará una reunión con la gerencia regional de Salud para activar el primer protocolo con el "fin de garantizar la seguridad de las víctimas, facilitar la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los Juzgados para la detención de los agresores y recogidas de las pruebas".

También mantendrán contactos con las distintas administraciones para celebrar una reunión de coordinación con la Junta, Diputaciones, Ayuntamientos y colegios profesionales de abogados, psicólogos y farmacéuticos. Además pondrá a disposición de los municipios los puntos violetas y trabajarán con la sociedad en una "doble perspectiva": "ayudar a prevenir la agresión o, si esta se produce, colaborar para comunicar los hechos".

Además de reforzar la presencia de Policía Nacional y Guardia Civil con agentes de paisano, se incrementarán los registros de enseres personales con el fin de evitar la introducción de sustancias o materiales empleados en la sumisión química.

Por último, Policía y Guardia Civil darán charlas sobre cómo actuar en caso de agresión sexual a empresarios hosteleros y de ocio nocturno, además de a seguridad privada.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído