SASTSE reclama que el aumento de camas en las residencias lleve un aumento de enfermeras

Aseguran que los centros de Servicios Sociales no pueden asumir llegar a las 150 unidades de convalecencia sin enfermeras en las residencias, debido a las condiciones laborales y profesionales que se les ofrecen.

1 Comentarios

Varias personas mayores en una residencia.   M. Dylan   Europa Press   Archivo
Varias personas mayores en una residencia. M. Dylan Europa Press Archivo

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Castilla y León traslada a la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades que el incremento de unidades de convalecencia sociosanitaria en los centros de Servicios Sociales debe llevar aparejado también un incremento del número de enfermeras y enfermeros en estos centros.

Ante las declaraciones en sede parlamentaria del consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, que apuntaban la intención de incrementar en 36, hasta llegar a las 150, las camas de convalecencia sociosanitaria en la Comunidad (camas habilitadas en las residencias de Servicios Sociales para garantizar la asistencia a pacientes después de una intervención quirúrgica u otro tratamiento en el hospital), SATSE Castilla y León recuerda a la Consejería de Familia que debe haber un incremento de la plantilla de enfermeras en las residencias, pero no solo eso, sino que ese incremento debe estar dotado de forma real, porque actualmente, si un centro cuenta en plantilla con solo siete enfermeras, de forma efectiva trabajan cinco o seis.

Una de las exigencias que SATSE ha trasladado a Servicios Sociales reiteradamente es que no se detraiga la figura de coordinador de Enfermería de la plantilla de enfermeras que debe tener cada centro en función de los residentes. Esta figura hace funciones de gestión, pero figura como si la residencia tuviera una enfermera más con funciones asistenciales, cuando no es verdad. Hay algunos centros que tienen hasta tres coordinadores de Enfermería.

SATSE se pregunta si con la perentoria necesidad de profesionales enfermeras que tienen las residencias hoy se puede asumir ese incremento de camas de convalecencia. La situación se presenta complicada, a juicio del Sindicato de Enfermería, dados los problemas que aquejan a centros como la Residencia Mixta de Segovia, donde hay muchas noches en que el centro se queda sin enfermeras, como SATSE ha denunciado públicamente.

Para el Sindicato de Enfermería, estas camas de convalecencia deben ir acompañadas de enfermeras puesto que los pacientes que las ocupan requieren cuidados enfermeros de alta especialización si se quiere garantizar en todo momento la seguridad del paciente y el profesional que los atiende y lograr una recuperación de su dolencia.

Asimismo, SATSE indica que no se puede producir que SACYL concierte con Servicios Sociales este aumento de camas de convalecencia y, después, nos encontremos con declaraciones como las del delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, que asegura que si no hay enfermeras en las residencias por las noches sean las de SACYL las que cubran las necesidades que se produzcan en estos centros dependientes de la Consejería de Familia.

SATSE sigue insistiendo que toda solución para ofrecer una asistencia adecuada y de calidad en unidades como estas y para el resto de los residentes de los centros de Servicios Sociales pasa, inexorablemente, por ofrecer mejores condiciones laborales y profesionales a las enfermeras para que trabajen en ellos. Así, y puesto que, además, hay una colaboración entre Sanidad y Familia para estas unidades, es el momento de equiparar las condiciones laborales y profesionales de las enfermeras de SACYL y Servicios Sociales para que dejen de existir las notables diferencias que hay entre estas últimas y las del Servicio Regional de Salud, puesto que ambas son empleadas públicas de la Junta de Castilla y Leon y tienen las mismas competencias.

SATSE lleva años reivindicando mejoras para las enfermeras que trabajan en centros de la Gerencia de Servicios Sociales (GSS) de Castilla y León, mejoras que no se atienden, lo que está provocando que las enfermeras y enfermeros decidan no trabajar en estos centros.

Esa equiparación debe ser económica porque a las enfermeras de Servicios Sociales se les abona 1 euro por hora la noche, por tratarse de empleados laborales y no estatutarios (que sí son las enfermeras de SACYL). Pero también esa equiparación debe pasar porque se les ponderen las noches trabajadas, como sí sucede en SACYL. Como esa ponderación no la tienen, a pesar de la penosidad del trabajo, deben realizar mayor jornada anual que las enfermeras del Servicio de Salud.

Entre las medidas que SATSE ha propuesto a Servicios Sociales y que siguen sin ser atendidas está la creación de la categoría de Enfermera Especialista de Geriatría en el convenio del personal de Servicios Sociales. Esta es una manera de atraer a enfermeras especialistas que ahora trabajan en otras comunidades. Frente a esto, la GSS no reconoce esta especialidad, algo totalmente incongruente para el Sindicato.

Además, los servicios prestados en Servicios Sociales y en SACYL deben puntuar igual para acceder a las bolsas de empleo u oposiciones de ambos ámbitos como ya conoce la GSS. Hasta el momento, en SACYL puntúan al 50%, mientras que la experiencia en SACYL o en el resto del Sistema Nacional de Salud ni siquiera se tiene en cuenta en la bolsa y oposiciones de Servicios Sociales.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído