El temporal de nieve remite pero piden extremar la precaución ante el riesgo de aludes y deshielo

Quedan activas cuatro zonas en alerta en toda la comunidad

Temporal de nieve en Castilla y León. ICAL
Temporal de nieve en Castilla y León. ICAL

El episodio de nevadas remite en la mayor parte de Castilla y León. Según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la entrada de un frente cálido va a hacer subir la cota de nieve hasta los 1.800-2.000 metros de oeste a este a partir de mediodía.

Ante este nuevo escenario, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha procedido a desactivar ya esta mañana la fase de preemergencia del plan de viabilidad invernal en las carreteras estatales en tres zonas, rebajando a Fase de Alarma. En concreto, en León (Cordillera Cantábrica), Palencia (Cordillera Cantábrica), y Burgos (Cordillera Cantábrica).

Además, a las 12.00 horas se va a desactivar la fase de alerta en la zonas de León (Cordillera Cantábrica), Palencia (Cordillera Cantábrica), Burgos (Cordillera Cantábrica, Norte y Condado de Treviño), y Zamora (Sanabria).

No obstante, hay previstas nevadas en las próximas horas con acumulación de hasta 5 centímetros de nieve en el Sistema Central de Soria y Segovia, por lo que se activa la fase de alerta en ambas a partir de las 12.00 horas.

De este modo, a partir de las 12.00 horas quedarán activas cuatro zonas en alerta en toda la comunidad: Ibérica de Burgos, Ibérica de Soria, Sistema Central de Soria y Sistema Central de Segovia.

Así se ha acordado tras la reunión celebrada esta mañana de nuevo del Comité Ejecutivo Regional, convocado por la delegada del Gobierno para analizar la situación por el temporal de nieve, lluvia y viento que afecta a la comunidad autónoma y coordinar las actuaciones pertinentes. Este órgano está previsto en el Protocolo de la Delegación del Gobierno para la ‘Coordinación de actuaciones de los órganos de la Administración General del Estado ante nevadas y otras situaciones meteorológicas extremas que puedan afectar a la Red de Carreteras del Estado en Castilla y León”.

La AEMET mantiene activos varios avisos en la comunidad esta mañana, todos ellos amarillos, en las provincias de Burgos, León, Palencia, Segovia, Soria y Zamora. En la Ibérica de Burgos y Soria, así como en la Cantábrica de Burgos, Palencia y León y Sanabria (Zamora), se mantiene la alerta por nevadas, si bien se espera que la cota vaya subiendo paulatinamente a lo largo de la mañana hasta superar los 1.500 metros durante la tarde. También en el Norte de Burgos y Condado de Treviño sigue el aviso por nieve, con la cota de nieve en 400-500 metros. En Burgos (Cantábrica), AEMET avisa que se podrían acumular gasta 15-20 centímetros en el entorno de Castro Valnera.

En el Sistema Central de Soria y Segovia se esperan hasta 5 centímetros de nieve por encima de los 700 metros, si bien la cuota irá subiendo gradualmente hasta los 1.200 metros.

Esta tarde se esperan lluvias en León, de hasta 40 litros en doce horas. Preocupa a partir de ahora el deshielo, especialmente en Burgos y León (Cantábrica), por lo que la AEMET mantiene activos avisos por deshielo. Precisamente por ello, la delegada del Gobierno en Castilla y León está en contacto permanente con las tres confederaciones (Duero, Ebro y Miño-Sil) para ver la evolución de los cauces de los ríos que atraviesan la comunidad.

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) mantiene en nivel naranja los ríos Duero, en Gormaz (Soria), y Órbigo a su paso por Santa Cristina de la Polvorosa, en Zamora.

Además, desde la AEMET se alerta del riesgo de aludes. Se ha emitido ya boletines en Picos de Europa, ante la cantidad de nieve acumulada y la situación inestable del manto nevoso, pero se insiste en extremar la máxima precaución en toda la comunidad.

Para mañana la Agencia Estatal de Meteorología espera que el temporal de nieve haya remitido prácticamente en su totalidad, si bien se mantienen dos avisos por deshielo. Hay también riesgo de precipitaciones en las próximas jornadas y, para la próxima semana, se espera de nuevo frío y probabilidad de nevadas a partir del 27.

En cuanto al estado de las carreteras de la red viaria estatal, las situaciones más complicadas se han vivido esta noche en Burgos, Palencia y León. En concreto, la A-67 en Palencia ha estado en nivel rojo. En Burgos, la A-1 y la AP-1 han estado en nivel amarillo, igual que la AP-66, en León.

Como consecuencia de la prohibición de paso para vehículos pesados, la Guardia Civil de Tráfico ha procedido al embolsamiento de camiones en los estacionamientos de vialidad invernal habilitados para evitar el colapso de las vías ante las fuertes nevadas. En Burgos durante la noche se han llegado a embolsar 1.870 camiones: 200 en A-1 (punto kilométrico 159), en Aranda Duero; 70 en la A-1 (pk 171), en Gumiel de Izan; 400 en la A-1 (pk 202) en Lerma; 600 en la A-1 (pk 252), en Rubena; y 600 en la N-I (pk 317), en Miranda de Ebro. En torno a las 3.00 de la madrugada se han liberado todos los embolsamientos.

En estos momentos la red viaria de titularidad estatal está en su mayoría en situación blanca y verde (circular con precaución), salvo algunas vías de León, donde el tráfico sigue cerrado a pesados, y el puerto de San Glorio, que permanece cerrado por riesgo de aludes de nieve. 

Todo el operativo ha estado activo en las últimas jornadas trabajando de forma continuada, con 450 máquinas quitanieves y cerca de 3.000 personas trabajando en el operativo invernal.

Ante el nuevo escenario, la delegada del Gobierno insiste en extremar la precaución por riesgo de deshielo y, en especial, de aludes. En este sentido, hace un llamamiento a la ciudadanía para evitar conductas de riesgo.

INFORMACIÓN

Pueden consultar la información y recomendaciones contenidas en la cuenta de Twitter del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (@mitmagob), además de los siguientes enlaces oficiales:

•             Información DGT: http://infocar.dgt.es/etraffic/

•             Cuenta de Twitter de la DGT: @DGTes

•             Información AEMET: http://meteoruta.aemet.es/p_index.html

•             Cuenta de Twitter de la Aemet: @AEMET_Esp, @AEMET_CyL

Forman parte del Comité Ejecutivo Regional los responsables en la comunidad de Protección Civil, la Dirección General de Tráfico, la AEMET, las Demarcaciones de Carreteras que operan en la comunidad, Guardia Civil, Policía Nacional, la UME, así como Carreteras de la Junta de Castilla y León.

La colaboración y coordinación se extiende en todas las provincias, con el trabajo conjunto de las Delegaciones Territoriales de la Junta, las Subdelegaciones del Gobierno y la relación de estas con las Diputaciones Provinciales, Mancomunidades y municipios respectivos, en una trabajo conjunto, todos a una, a favor de la seguridad, prevención y atención a la ciudadanía ante estos fenómenos.

FASES DEL PROTOCOLO

De acuerdo con el Protocolo de la Delegación del Gobierno en Castilla y León para la ‘Coordinación de actuaciones de los órganos de la Administración General del Estado ante nevadas y otras situaciones meteorológicas extremas que puedan afectar a la Red de Carreteras del Estado en Castilla y León’, se podrá declarar fase de alerta, preemergencia o emergencia según las condiciones meteorológicas y el estado de la vía. Cada fase tiene una intensidad de respuesta, de actuación por parte del Gobierno de España.

- La fase de alerta se declarará cuando la AEMET emita boletines de aviso por nevadas con niveles rojo o naranja, o amarilla por nevadas en aquellas áreas correspondientes a las capitales de provincia o municipios de más de 20.000 habitantes, así como cuando lo aconseje la valoración de las circunstancias específicas que concurran (lugar, horario, día de la semana, etc.).

El solo hecho de activar esta fase significa que las unidades de Carreteras movilizan a sus medios en la zona en la que se activa. En concreto, las esparcidoras de sal y fundentes, y las máquinas quitanieves. Significa también que la Guardia Civil despliega a sus efectivos de Tráfico, así como la preparación del equipamiento del Centro Gestión Tráfico (CGT) en los puntos de desvío a zonas de embolsamiento. Supone también que se realizan las previsiones necesarias por si hubiera que reunir al Comité Ejecutivo.

- La fase de preemergencia se declarará cuando la intensidad de la nevada haga prever dificultades para la circulación o la nieve caída en la calzada, el hielo o cualquier otra circunstancia, dificulte efectivamente la circulación en algún tramo de la Red de Carreteras del Estado.

Implica, entre otras medidas, la puesta en funcionamiento permanente del Centro de Coordinación Operativa de la Delegación del Gobierno, presidido por la delegada del Gobierno, así como el de las Subdelegaciones de Gobierno implicadas, estableciendo los Puestos de Mando Avanzados asociados a los tramos de la Red de Carreteras del Estado que por su situación lo requieran, con previsión de apoyo por las Fuerzas de la Comandancia de la Guardia Civil.

Además, puede suponer el establecimiento y cese, en su caso, de restricciones a las condiciones normales de circulación, como la circulación con cadenas, o prohibido circular o restricción para vehículos pesados.

Si la situación lo requiere, se podrá incrementar el despliegue de efectos de la Guardia Civil para intensificar los puntos de control y las medidas restrictivas a la circulación, y movilizar grúas para retirar vehículos inmovilizados que dificulten las actuaciones. En caso de necesidad, se podría solicitar la intervención de la UME.

- Cuando resulte necesario prestar atención a personas que han quedado bloqueadas o retenidas y no pueden seguir su viaje por medios propios, se declarará la fase de emergencia. En tales casos, “debemos destacar la firma entre la Delegación del Gobierno en Castilla y León y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente  de la Junta de Castilla y León del ‘Protocolo de gestión de la atención a personas bloqueadas o retenidas en carreteras de Castilla y León ante una situación declarada de emergencia por fenómenos meteorológicos adversos’, que supone un sistema ágil, sencillo y coordinado para poder asistir a las personas que estén bloqueadas o retenidas en situaciones de emergencia”.

Por otra parte, los niveles de riesgo que establece la DGT son los siguientes:

Nivel Verde. Comienza a nevar. Se pide prudencia y estar atento al parte meteorológico.

Nivel Amarillo. Hay nieve en la calzada. Poco cubierto. Se pide circular con precaución y se prohíbe el tránsito a camiones y articulados.

Nivel Rojo. La calzada está completamente cubierta de nieve. Sólo pueden circular turismos con cadenas o neumáticos especiales. Se prohíbe circular a camiones, articulados y autobuses.

Nivel Negro. La carretera se encuentra intransitable (mucho espesor) y se prohíbe la circulación. Cerrada al tráfico.

RECOMENDACIONES

Antes de ponerse en carretera, se recomienda informarse sobre el estado de las carreteras y la previsión meteorológica. Si es imprescindible viajar, revise su vehículo antes de ponerse al volante, el estado de sus neumáticos, si lleva anticongelante y los frenos. Asegúrese de que lleva cadenas y el depósito lleno, así como el teléfono móvil cargado.

Atienda las indicaciones de Tráfico y, ya en circulación, conduzca concentrado en la vía, sin distracciones e intentando anticiparse a las reacciones del coche en un entorno adverso. Tenga especial cuidado en las salidas de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido, y preste atención a la posible presencia de obstáculos o placas de hielo en la vía.

En el caso de quedar retenido por la nieve, deje el vehículo estacionado en los arcenes, dejando expedita la parte central de la calzada para facilitar el paso de vehículos de emergencia y quitanieves. Trate de informar de este hecho y, salvo que la situación sea insostenible, espere la asistencia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído