La Guardia Civil logra la mayor intervención de sustancias prohibidas en el deporte a nivel europeo

En la operación Dianu han sido detenidas catorce personas en Valladolid, Alicante, Valencia y Málaga entre las que figuran los líderes más relevantes de cada célula. Se han practicado 25 registros e intervenido más de tres millones de dosis de medicamentos, lo que podría ser la mayor cantidad de medicamentos, anabolizantes y sustancias prohibidas en el deporte incautados en Europa. La mayor parte de los principios activos y excipientes utilizados para su elaboración, eran adquiridos en países de Asia sin control sanitario alguno y reenviados por pedidos a España, Bélgica y Alemania.

0 Comentarios

 La Guardia Civil logra la mayor intervención de sustancias prohibidas en el deporte a nivel europeo
La Guardia Civil logra la mayor intervención de sustancias prohibidas en el deporte a nivel europeo

La Guardia Civil, en colaboración con la Inspección de Farmacia de Málaga, la Oficina de Investigación de Aduanas de Alemania ZKA (ZFA Frankfurt/Main) y la Dirección Nacional de Aduanas francesas DNRED (Direction Nationale du Renseignement et des Enquetes Douanières), en el transcurso de la operación DIANU, ha desmantelado en Alicante, Valencia, Valladolid y Málaga una organización criminal dedicada a la elaboración, falsificación y distribución de medicamentos y sustancias prohibidas en el deporte.

Durante la operación, considerada por el volumen de medicamentos intervenidos como la más importantes de Europa,  se ha detenido a 14 personas y practicado 25 registros en domicilios, almacenes, locales comerciales y gimnasios, en donde se han intervenido más de 120 tipos de sustancias diferentes (esteroides-anabolizantes, hormonas, principios activos y excipientes, potenciadores sexuales, etcétera), así como diversa maquinaria y útiles para la fabricación y acondicionamiento de los mismos.

Las investigaciones se iniciaron en el mes de octubre de 2016 cuando, gracias a la colaboración permanente entre la Guardia Civil y Cuerpos de Aduanas y Policiales de otros países, se detectó una ruta mayorista de distribución de medicamentos falsificados. El avance de las pesquisas permitió determinar que la procedencia de los excipientes y algunos de los medicamentos ya elaborados era principalmente China e India, lo que desvelaba que algunas células podrían estar elaborando determinados medicamentos y productos anabolizantes de forma artesanal y sin ningún tipo de autorización administrativa ni control sanitario. Estos productos, junto con otros medicamentos falsificados, eran desviados al mercado negro y distribuidos en su mayor parte a través de envíos de paquetería.

Además, la red para dar mayor seguridad a su actividad ilícita, adoptaba importantes medidas de seguridad (servidores de correo electrónico encriptado ubicados en el extranjero, aplicaciones de mensajería instantánea de alta seguridad, etc.),  evitando las comunicaciones por voz.  Para la gestión de las compras y la canalización de los beneficios, la organización utilizaba cuentas bancarias a nombre de terceras personas, realizando la mayor parte de transacciones de forma electrónica y con tarjetas; poniéndose de manifiesto la importante red logística montada para el almacenaje, preparación y distribución de las sustancias.

Célula desarticulada en la provincia de Valladolid

Esta célula estaba compuesta por dos personas, una de ellas un destacado culturista en activo, preparador y propietario de dos gimnasios en la capital pucelana, clientes destacados de la célula afincada en Málaga de la que obtenían la mayoría de productos terminados para su distribución en la provincia. Se realizaron registros en dos domicilios, dos gimnasios, y dos locales comerciales donde los agentes incautaron una gran  cantidad de dosis de diversas sustancias dopantes, un arma corta y unos 70.000 euros en efectivo.

Productos artesanales y sin control sanitario

Desde el inicio de la operación, se detectó la importación desde China e India de grandes cantidades de viales de vidrio, envases de plástico, tapones, pegatinas y cartonaje para el acondicionamiento de medicamentos. Igualmente se detectó la importación de principios activos, excipientes y medicamentos ya elaborados en China e India, utilizando para ello otras redes criminales internacionales.

Estas importaciones desvelan que algunas células podrían estar elaborando determinados medicamentos y productos anabolizantes de forma artesanal y sin ningún tipo de autorización administrativa ni control sanitario.

Estos productos, junto con otros medicamentos falsos y falsificados, eran desviados al mercado negro y distribuidos en su mayor parte a través de envíos de paquetería. Además, empleaban avanzadas medidas de seguridad, como servidores de correo electrónico encriptado ubicados en el extranjero, así como aplicaciones de mensajería instantánea de alta seguridad, evitando las comunicaciones por voz.

Para la gestión de compras y de canalización de los beneficios, la organización utilizaba cuentas bancarias a nombre de terceras personas, realizando la mayor parte de transacciones de forma electrónica y con tarjetas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído