Una maleta, una silla y una guitarra. Con eso se presentó Pepe Viyuela en el Ramos Carrión y durante más de una hora no paro de hacer reír al numeroso público zamorano que se dio cita para disfrutar del humor del popular cómico y actor.

Porque más allá del absurdo que puediera parecer el espectáculo, se centra en una reflexión sobre lo cotidiano desde la perspectiva del payaso sobre la metáfora de la vida, donde estamos obligados a actuar y seguir adelante.

El personaje vivió la experiencia de quedar atrapado en sobre las tablas del Ramos Carrión con su candidez y su despiste desconociendo por completo dónde se estaba metiendo, dónde iba a acabar atrapado mientras a su alrededor todo era una trampa.

Con una serie de objetos cotidianos que le ayudan a salir al paso como una guitarra, una silla, una chaqueta, un periódico y, finalmente, una escalera, el cómico encuentra un escudo y juega con ellos, improvisa, sufre y se divierte. Los objetos son ya suyos, al menos cuando no sucede lo contrario porque a veces son sus amigos y otras sus terribles enemigos. 

 

 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído