Las heridas nunca cicatrizan en Jesús Nazareno

La cofradía más numerosa de la Semana Santa de Zamora con más de 11.000 hermanos y hermanas celebraba este domingo su asamblea ordinaria. Una asamblea en la que no se aprobaron las cuentas porque no cuadraba el balance, en la que las heridas con la antigua junta directiva y los cargadores de Camino del Calvario siguieron supurando, en la que la carta que exime de responsabilidad en caso de lesiones en los cargadores supuso más debate, y en la que la directiva advirtió que si ‘los trapos sucios’ se ‘lavan’ en la prensa o en las redes sociales podría haber sanciones.

 Asamblea jesus nazareno
Asamblea jesus nazareno

El hecho de ser la cofradía más numerosa de la Semana Santa de Zamora también eleva exponencialmente la posibilidad de enfrentamientos. Jesús Nazareno ‘Vulgo Congregación’ sabe bien de qué va eso, ya que vive en un enfrentamiento constante, más o menos patente, desde muchos años atrás.

Este domino, La Congregación reunía en el Ramos Carrión a medio millar de hermanos y hermanas que volvieron a vivir una asamblea ordinaria maratoniana que tendrá una segunda parte. Y la tendrá porque las cuentas no fueron aprobadas. Un hermano se percató de que los balances de los ingresos y gastos no cuadraban, por lo que se emplazó a todos a una asamblea posterior en la que subsanar errores y aprobar las cuentas.

Sí se aprobó el presupuesto, aunque eso era lo de menos. También parecía lo de menos la obra social, las actividades realizadas, los actos programados, la novedad de las cuatro filas en La Soledad, la subida por San Torcuato en la madrugada, la entrada de casi mil hermanos y hermanas nuevas o las peticiones de hermanos y hermanas que daban su parecer en forma de sugerencias para mejorar el día a día de la cofradía y su salida a la calle el Viernes Santo y el Sábado Santo.

Los debates, al margen de las cuentas fallidas, tuvieron varios focos. El menos prolongado en el tiempo fue el del enfrentamiento abierto entre el anterior presidente, Miguel Ángel Hernández, y el extesorero, Israel López, que han presentado una demanda de conciliación ante el juzgado de primera instancia de Zamora por calumnias del actual presidente. José Calvo Bartolomé se limitó a mostrar los libros de cuentas y pasó de soslayo sobre el tema, lamentando que Hernández utilizase la prensa y no la asamblea para reflejar su postura.

En este sentido, la directiva advirtió que a partir de ahora se estudiará sancionar a todos aquellos hermanos que viertan comentarios ofensivos contra la cofradía bien a través de los medios de comunicación o bien a través de las redes sociales. El objetivo, que los trapos sucios se laven en casa.

Otro punto discordante fue la carta que deben firmar este año cargadores, directivos y personal de organización para eximir a la cofradía en caso de accidente. Una situación que si bien en un primer momento se informó que el no firmarlo podría suponer la expulsión de la cofradía, Bartolomé negó tal extremo. Eso sí, razonó esta medida como una forma de la cofradía de salvaguardar el patrimonio ante cualquier denuncia de un hermano, y ante la imposibilidad económica de hacer frente al pago de un seguro de estas características, máxime cuando “nadie garantiza que los hermanos acudan a la procesión sin un gramo de alcohol”, exponía el presidente. Ese punto, en principio, quedó zanjado, asumiendo unos y otros que ese consentimiento debe ser cumplimentado.

En el terreno de los cargadores, la sección de ruegos y preguntas estuvo cubierta, en su gran parte, en una estéril polémica sobre el cese del jefe de paso de Camino del Calvario y su nuevo recambio al frente del conocido popularmente como ‘Cinco de Copas’. Un debate improductivo en el que cada uno expuso su punto de vista con más o menos vehemencia y del que no se extrajo nada en claro, salvo la intención de la directiva de reunirse con este grupo para valorar la situación.

Por último, los directivos desvelaron que en próximos meses se creará una comisión que trabaje en la actualización del reglamento interno e incluso en el reglamento electoral.

En definitiva, tres horas de asamblea donde nuevamente quedó patente que las heridas de la cofradía Jesús Nazareno nunca cicatrizan, que los problemas siguen surgiendo y que la voluntad de solucionarse por parte de unos y otros no está del todo clara. Habrá segunda parte. Las cuentas esperan.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído