Un inminente derribo para volver a nacer: así ha sido el más de medio siglo de historia del Museo de Semana Santa

El próximo lunes comienzan las obras de derribo del Museo de Semana Santa. Un punto de inflexión que pone fin a más de medio siglo de historia, para dar paso al renacimiento del guardián de la Semana Santa.

Imagen del Museo de semana Santa de Zamora
Imagen del Museo de semana Santa de Zamora

Corría la década de los 50 en Zamora cuando germinó la preocupación de la Junta Pro Semana Santa y de algunas de las cofradías integrantes de la necesidad de contar con un amplio espacio para poder acoger los grupos escultóricos que de las procesiones de la Semana Santa.

Una preocupación surgida de la necesidad de las cofradías con ocho o más pasos ya que solo disponían de locales antiguos con frecuentes goteras, riesgo de incendios además de amenazas de derrumbamiento.

No sería hasta el 3 de junio de 1957 cuando la Junta Pro celebra una reunión en la que manifiesta la “ineludible” necesidad de construir un museo destinado a la conservación y exhibición de las obras de imaginería.

En consecuencia, en la reunión del Consejo Rector del 24 de septiembre de aquel año, se dio cuenta de que iba a salir a subasta pública en la casa rectoral de la parroquia de San Juan, el huerto anexo a la iglesia de Santa María la Nueva.

El Obispado resolvió la adjudicación en 100.000 pesetas, acordando entregar la mitad de dicha cantidad en el acto de la firma de la escritura notarial -que tuvo lugar el 27 de diciembre de 1957- y el resto se abonaría en dos anualidades. Para alzar el edificio se buscó la eficaz ayuda de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora, tal como aporta en su investigación el profesor Rafael Ángel García-Lozano.

Plano 2, planta baja del museo de Semana Santa. Salvador Álvarez Pardo, 1960. I.E.Z Florián de Ocampo
Plano 2, planta baja del museo de Semana Santa. Salvador Álvarez Pardo, 1960. I.E.Z Florián de Ocampo. Rafael Ángel García-Lozano

La bendición del Museo de Semana Santa corrió a cargo del obispo Eduardo Martínez González y su apertura al público se produjo el nueve de septiembre de 1964.

Sería en 1990 cuando la Junta Pro adquirió una casa con su corral y un solar contiguo que entre ambas propiedades sumaron de extensión 435 metros cuadrados de salón al público, oficinas, salón de juntas y taller de restauración.

Proceso de construcción del museo de Semana Santa. I.E.Z Florián de Ocampo
Proceso de construcción del museo de Semana Santa. I.E.Z Florián de Ocampo. Rafael Ángel García-Lozano

Cuatro años más tarde, en 1994 se realizó la reinauguración del Museo de Semana Santa que por el obispo Juan María Uriarte con asistencia del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan José Lucas, junto a los directivos de la Junta de Semana Santa y cofradías.

Tal y como la misma Junta Pro expresó “se hizo posible alzar este singular museo, quizás único en España gracias al entusiasmo de la gran mayoría de los zamoranos, siendo una visita obligada como uno de los lugares de mayor interés de la ciudad”.

Un nuevo capítulo en su historia

 

El año 2017 sentó las bases de un nuevo capítulo para la historia de la Semana santa de Zamora asentado en la necesidad de "otorgar a la Semana Santa de Zamora de un Museo digno de su nivel", tal y como aseguró la propia presidenta de la Junta Pro Semana Santa de Zamora. 

El mes de septiembre trajo consigo la confirmación visual de que este proyecto se convertiría en realidad cuando el día 22 comenzó el traslado de los pasos escultóricos a diferentes templos de la capital para albergarlos durante el tiempo que duren las obras, con la esperanza puesta de poder llegar a la Pasión de 2023.

Cinco años más tarde del anuncio, menos de 48 horas separan al centro museístico de iniciar sus obras de demolición, tal y como indicó el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco en su visita a Zamora el pasado viernes, dando paso así al inicio de la intervención. 

Cabe recordar que la ejecución de este nuevo proyecto supondrá una inversión de 7,7 millones de euros que contará con aportaciones del Ayuntamiento, la Diputación y la Junta, que pagará casi el 60 por ciento del total.

El nuevo Museo de Semana Santa presentará cada paso escultórico en su propio espacio a modo de "capilla" iluminado por luz cenital natural puesto que toda la iluminación del centro se plantea de esta manera al no existir ventanas. Otro de los aspectos que se ha tenido en cuenta, ha sido la necesidad, que no tienen otros museos, de que los pasos escultóricos tengan un fácil acceso y salida debido a los recorridos. 

Imagen simulada del futuro Museo de la Semana Santa de Zamora
Imagen simulada del futuro Museo de la Semana Santa de Zamora

"No va a ser un Museo estilo Ikea en el que los visitantes sigan una ruta, se trata de un espacio que sigue un hilo común en diferentes zonas", señaló la arquitecta Beatriz Matos. Además, el nuevo Museo contará también con una sala de exposiciones temporales y otra que albergará muestras provinciales relacionadas con la Semana Santa de la provincia.

Una renovación buscada desde hace años que este mes de noviembre da un paso más a convertirse en una realidad con el inicio de su derribo el próximo lunes siete de septiembre. 

Información extraída de la obra: GARCÍA-LOZANO, Rafael Ángel, “El Museo de Semana Santa de Zamora. Antecedentes, proyecto y realización”, Anuario del Instituto de Estudios Zamoranos Florián de Ocampo (2008) 93-132.

 



 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído