VÍDEO | Tañen las campanas desde el arrabal

Enmudece la ciudad al paso de un crucificado gótico y un cortejo de monjes austeros que se aferran a la cruz fiel del Espíritu Santo

El cristo del Espíritu Santo en la Catedral
El cristo del Espíritu Santo en la Catedral

Viernes de Dolores de miradas al cielo, de nubes negras, de lluvia en la Semana Santa de Zamora. Nervios porque después de dos años nadie quiere que la lluvia arruine una Pasión tan esperada. Se abren paraguas aunque la lluvia, que por la tarde ha regado los campos de Zamora, parece querer dar una tregua. Caen finas gotas mientras el crucificado gótico sale fuera de su templo.

Hay silencio sepulcral en el huerto porque, este año, los hermanos salen desde fuera del templo. Un 2022 lleno de singularidades que pueden haber llegado para quedarse en muchos casos. Un año especial que dejará recuerdos imborrables entre los presentes.

En Zamora el silencio es ley no escrita que se aprende desde niño. Silencio y miradas absortas y el oído muy entrenado para escuchar el tañido de la campana, el ruido de las tinieblas o un canto gregoriano que se oye de lejos. Se apagan las luces en el Espíritu Santo y un estandarte blanco de paño sale de la pequeña iglesia del arrabal.

Espíritu Santo 2022 (7)
Espíritu Santo 2022 (7)

Suenan las tinieblas en el extrarradio de la capital para romper el silencio mientras una larga fila de monjes de hábito blanco de estameña alumbran el camino del Señor con antiguos faroles de pajar. El hierro forzó la identidad de esta joven cofradía de la mano de Miguel Fernández Calles y el chirriar de los faroles contrasta con el sorprende sonido de las tinieblas.

Tañe a muerto el campanil anunciando un cortejo fúnebre por un crucificado que apareció emparedado en una pared, guardado para poder ser conservado hasta nuestras fechas, olvidado dentro de una pared para que sus últimos adoradores no lo fueran.

Coinciden en esta hermandad tinieblas y campana cuando las primeras llegaron para sustituir a las segundas. Sonidos de un Viernes de Dolores en el que ya huele a incienso en la capital y en el que empieza a quedar lejos el Espíritu Santo porque, cruzando un bosque de ramas y sueños, la hermandad se adentra intramuros por la Cuesta del Mercadillo.

Se para el tiempo en Zamora cuando el Espíritu Santo llega al Troncoso, dejando imágenes icónicas de la Pasión que se exportan a todos lados. Se para el tiempo porque sólo están las calles empedradas, las casas amuralladas, los faroles de mano y el ritmo candencioso de dos tambores destemplados. Solo los hábitos de estameña blanca y la vieja ciudad zamorana como si Zamora continuara en el medievo.

Peregrina el Espíritu Santo a la Catedral como esa congregación que llega al templo para gritarle a Zamora que Cristo se hizo obediente por nosotros. Christus factus est del Barandales de Honor, de Miguel Manzano. Si la forja de Miguel Fernández Calles le otorgó una identidad visual a la hermandad, el ingenio del musicólogo zamorano elevando las voces al cielo, lo hizo con la identidad sensitiva. 

Es noche cerrada en Zamora y con unas aceras casi vacías donde antes hubo muchos zamoranos, con un silencio aún más sepulcral que en la ida, la hermandad regresa a su templo donde recibirá el calor de los suyos, dejando atrás la Zamora amurallada que ya huele a incienso y suena a Crux Fidelix.

GALERÍA | Pincha aquí para ver la galería Hermandad Penitencial del Espíritu Santo 2022

 

Vídeo resumen Espíritu Santo 2022

 


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído