Abbie Wolf, jugadora del CD Zamarat: “Poco a poco me voy adaptando al ritmo de juego en España”

La pívot del CD Zamarat ofrecía este jueves sus primeras declaraciones como jugadora naranja y se mostraba encantada con la decisión tomada de llegar a España.

 Sin título 12
Sin título 12

Nacida en la localidad de Greenwich (Connecticut), Abigail Anne Wolf, estadounidense de 22 años y 195 cm, es a día de hoy la única pívot del CD Zamarat. En su periplo universitario recaló en las Wildcats de la NorthWestern University (NCAA) donde fue creciendo progresivamente hasta alcanzar unos números importantes en la última temporada, con unos destacables 11,3 puntos y 6,6 rebotes por partido y 44 tapones en toda la temporada, más de 2 por partido.

Este jueves la jugadora era presentada en las nuevas instalaciones del concesionario Toyota Vía de la Plata, en el corredor de Roales. Y es que esta firma seguirá, por octavo año consecutivo, ayudando al proyecto del CD Zamarat. Un acuerdo de patrocinio que contempla la cesión de dos coches híbridos para la plantilla naranja y una cantidad económica que este año se verá incrementada, mostrando así el concesionario su compromiso con el proyecto. Los coches que utilizarán las jugadoras serán dos CHR híbridos, aunque en los próximos meses pasarán a tener unos Yaris Hybrid, nuevo modelo lanzado por la marca, tal y como exponía Juan Alonso, gerente del concesionario.

En cuanto a Abbie Wolf, “su poderío físico, junto a su poder de intimidación e intensidad de juego y la rapidez de sus acciones nos ayudarán mucho”, comentaba el técnico Ángel Fernández, que también reconocía que tiene un margen amplio de mejora y que su futuro es prometedor. El propio Fernández aprovechaba la presentación de la jugadora americana para agradecer el trabajo desarrollado por todo el club para cuidar cada detalle en la complicada vuelta al trabajo con la implementación estricta de las exigencias sanitarias.

Por su parte, Wolf reconocía que se decantó por España por varias razones: “Me gusta viajar, disfrutar y conocer otra culturas e integrarme en ellas. Estudié dos años español y tengo una prima viviendo en Madrid. Por todo eso me llama la atención venir a España y estoy contenta por ello”. Además, sobre el nivel del baloncesto español agregaba: “Hay muy buenas jugadoras en esta liga y muy contrastadas, con muchos equipos de nivel. Es sin duda una de las mejores ligas de Europa. Quiero aprender mucho de mis compañeras y del cuerpo técnico, y de disfrutar la experiencia”.

La pívot reconoce que todavía se está “ajustando al ritmo del juego de España, que es un ritmo más alto que en el baloncesto universitario” y ponía sobre la mesa lo que ella cree que son sus virtudes sobre la cancha: “Creo que me muevo bien para la altura que tengo y cerca del aro me gusta finalizar con ganchos que son difíciles de defender. Ahora estoy trabajando también más la defensa para crear más problemas a los atacantes de los equipos rivales”.

Por otro lado, la jugadora americana reconoce que le gusta “la competitividad” que hay en el equipo y piensa que se adaptará rápido: “Tengo ganas de que llegue ya el primer partido de liga”, confesaba. Por último, sobre la situación sanitaria actual, añadía: “Estoy tranquila porque desde el club se están tomando las medidas necesarias para garantizar la seguridad con la realización de test, cuestionarios, toma de temperatura, higiene de manos... El club se preocupa por las jugadoras. Me apena porque mis padres no podrán viajar y tendrán que ver todos los partidos por la tele”, zanjaba.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído