La llegada de Garrido al banquillo del Fresno de la Ribera ha supuesto un nuevo soplo de aire fresco para el conjunto zamorano. Después de una primera vuelta muy buena de la mano de Lacasa, parecía que el equipo perdía fuelle en el tramo final de la primera vuelta, pero la llegada del nuevo técnico ha traído otra vez el punto de competitividad e intensidad necesaria para hacer que el Fresno de la Ribera no renuncie absolutamente a nada.

Cuatro victorias y una derrota en lo que va de segunda vuelta. Veinte goles a favor y seis en contra. Un balance de puntos y de goles que ha permitido a los zamoranos auparse a la quinta plaza, a seis puntos del segundo puesto, y por fin con un balance de goles favorables, con 47 goles a favor y con 44 en contra. “El entrenador nos ha metido una buena filosofía, el grupo es genial, el estado de forma de los jugadores es óptimo y todo eso se refleja en los partidos que estamos haciendo”, explica Ángel Lázaro.

Un Ángel Lázaro que llegaba al Fresno de la Ribera en el mercado de invierno: “Todo salió mal en los últimos meses, me llamaron para venir al Fresno y no me lo pensé. Quiero y necesito continuidad y era una buena oportunidad en un equipo en el que juegan bastantes jugadores a los que conozco. Llegué para demostrar lo que sé hacer y para ayudar al equipo en todo lo que pueda”.

Al margen de su situación personal, lo que está claro es que el rendimiento del equipo está siendo tremendamente positivo. Un hecho que puede llevar a los zamoranos a tener opciones incluso de pelear por la segunda plaza, ya que dentro de quince días habrá derbi provincial: “Nosotros lo tenemos claro. Sumaremos lo máximo posible. Tenemos quince días de entrenamientos para preparar el derbi, porque este fin de semana hay descanso, y vamos a ir a por ellos. Cuantos más puntos logremos, mejor para el club. Y a partir de ahí ya veremos dónde estamos en la tabla”, finalizaba el arquero del Fresno de la Ribera.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído