El CD Zamarat suma el primer triunfo de la temporada… y sin entrenar

Después de quince días sin poder entrenar y verse obligadas a jugar pese a ello, las zamoranas hicieron un encuentro pletórico en defensa y sacaron el talento en el tramo final para romper un encuentro igualado ante Cáceres.

3 Comentarios

 Wolf zamarat caceres
Wolf zamarat caceres

La previa del choque entre Quesos El Pastor y Alter Enersun no fue precisamente tranquila. El choque de la segunda jornada de la Liga Femenina que midió a estos dos conjuntos en el pabellón municipal Ángel Nieto se presentó lleno de incertidumbres. La escuadra de Jacinto Carbajal viajaba a Zamora sin saber a ciencia cierta si podría jugar el choque, ya que hasta casi las tres de la tarde no se supo que todas las jugadoras de Quesos El Pastor habían dado negativo en los test rápidos a los que fueron sometidas jugadoras y cuerpo técnico.

Finalmente el choque se disputó con relativa normalidad. Una nueva normalidad que hace que equipos puedan jugar sin entrenar. Una situación que ha afectado sobremanera al CD Zamarat, que ha disputado dos duelos en este campeonato sin entrenar en los últimos quince días. Es por ello que el favoritismo recaía en un Al-Qázares que de momento está salvando sin sobresaltos el inicio de curso en cuanto a casos de coronavirus se refiere.

El técnico local también asumía ese punto de inferioridad y por eso planteó un choque incómodo para las extremeñas, apostando la mayoría de los minutos por una zona ‘guerrillera’ que obligaba a la escuadra de Carbajal a estar muy inspirada en el lanzamiento si quería mandar en el duelo. Las zamoranas llevaron la iniciativa en el marcador durante el primer cuarto gracias a una Marina Lizarazu muy vertical en su juego. Con 9-6 en el marcador, Carbajal se vio en la obligación de pedir un tiempo para reestructurar el ataque ante la poca efectividad de su equipo contra la zona local.

La reacción de su equipo fue buena y el tirón cacereño le permitió empatar el choque, 11-11. Ángel Fernández respondió con otro tiempo muerto. El intercambio de canastas llevó el partido al primer parón con 16-14. Hart y Aydin sostenían a un Al-Qázares al que le costaba un mundo encontrar el acierto de cara al aro.

El segundo parcial fue idéntico, con un CD Zamarat intercambiando constantemente defensas y abriendo pequeñas ventajas en el marcador. A falta de dos minutos y medio para el descanso, las locales abrieron la máxima renta: 28-19 con Cáceres fuera del partido. Pero Carbajal se encargó de despertar a las suyas con un tiempo muerto y la reacción fue instantánea. La escuadra cacereña se afanó en defensa, puso dos tapones, presionó de nuevo a toda cancha, generó pérdidas en el ataque naranja y eso le dio opciones para dinamitar la defensa del CD Zamarat. Un parcial de 0-8 con Hittner uniéndose a la faceta anotadora permitió que el partido se fuera al asueto con un igualado 28-27.

No parecía que fuera a cambiar mucho la situación tras el paso por los vestuarios. El CD Zamarat lo fiaba todo a su defensa de constantes cambios y a que las jugadoras de Carbajal no tuvieran su día en el tiro. Solo Aydin parecía tener algo de fortuna en el tiro. La ventaja seguía siendo local hasta un triple de Llorente desde el poste alto que empataba el duelo a 36 a falta de tres minutos para el final del tercer cuarto. Desde ahí, y hasta el final del cuarto, Al-Qázares parecía encontrar el camino hacia el aro con más facilidad y entraba en el último parcial, por primera vez, con ventaja: 41-43.

La duda estaba en saber si el CD Zamarat había dado todo lo que le quedaba en el apartado físico o podría aguantar a un conjunto extremeño que, pese a sus constantes errores en el tiro y la tibia defensa en muchos pasajes, se le veía más entero físicamente. Esas dudas se dispararon de salida. Un parcial de 9-0 para las zamoranas obligaron a Carbajal a parar el choque porque su equipo se desangraba con el 50-43 a falta de siete minutos y medio para el final. Los porcentajes de los dos equipos estaban siendo malos en general, y la ventaja era para el equipo que lograba controlar los rebotes en cada fase del duelo. Y en esos minutos Okonkwo se hizo enorme en la pintura, para alegría local y enfado de Carbajal, que de nuevo pedía tiempo muerto a falta de cinco minutos con 54-44 en el marcador.

Se entraba en la parte decisiva y Cáceres no estaba dispuesto a dejarse la victoria en Zamora. Un parcial de 0-4 volvía a ajustar el marcador al 54-48. Pero fue un espejismo. El CD Zamarat se guardó lo mejor para el final. Cinco puntos de Lizarazu y tres de Montoliu dispararon la ventaja local al 62-50. Máxima diferencia a falta de un minuto y medio. Carbajal consumía su último tiempo muerto para quemar las naves. Era ir a la desesperada a por la victoria.

Pero la diferencia era demasiado grande y el triunfo acabó quedándose en casa con un marcador de 63-54 que permite a las zamoranas sumar la primera victoria del curso.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído