Comunión perfecta entre grada y césped

La afición se encontró con la mejor versión hasta el momento de su equipo y pudo disfrutar del 4-1 a favor de los suyos en una buena tarde de fútbol en Zamora.

 DSC 1756
DSC 1756

Las gradas del Ruta de la Plata registraron la mejor entrada del curso con un total de 1.877 espectadores dispuestos a disfrutar con su equipo. El rival, un Real Ávila que llegaba en un inicio liguero complicado, llamaba la atención, y eso se pudo notar en las taquillas del estadio.

Desde el primer momento, la afición se encontró con un juego vistoso y atrevido de los suyos, algo que costó el tanto inicial en contra a los siete minutos. Rubo abrió la lata con una buena contra ante una defensa adelantada que no pudo parar al abulense, quien conseguía batir a Jon Villanueva.

A partir de ese momento, la grada trató de animar a los suyos y de disfrutar. Y lo hicieron. Rubiato y Escudero consiguieron remontar antes del descanso para el placer de los aficionados, y para demostrar la felicidad que se respiraba a sabiendas de la posibilidad de mantener el liderato.

Tras la reanudación, la felicidad siguió presente y aumentó por momentos. Rubiato volvió a ver puerta, firmando su doblete y despertando el delirio de los zamoranos sentados en sus asientos y que no dejaron de aplaudir y jalear el encuentro. Lo mostraron, especialmente, al ver como su ariete era sustituido y le dieron su visto bueno con una gran ovación tras el notable encuentro del delantero.

Vallejo fue el encargado de sentenciar el marcador con un cabezazo a placer para poner el 4-1, volviendo a hacer florecer los aplausos desde unas gradas que pudieron disfrutar con los suyos y del liderato ante un Real Ávila que no pudo contener a los de David Movilla.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído