Derrota en el último segundo de un Rutas del Vino que no logró mantener el nivel

La ventaja lograda en un buen primer tiempo por parte del Balonmano Zamora se esfumó en el arranque del segundo, obligando al equipo a recomponerse. Sin embargo, un gol de Morgado en la última jugada fue el 22-23 que dejaba sin premio a los locales.

Jortos y Magariño, en un lance del juego   Manel Hernández
Jortos y Magariño, en un lance del juego Manel Hernández

La tarde del sábado se antojaba importante para los intereses del Balonmano Zamora. La visita del Cajasur CBM era un compromiso que el equipo pistacho quería aprovechar para sumar una nueva victoria para mejorar sus sensaciones de cara a la segunda fase del campeonato.

A pesar de que los andaluces llegaban mejor posicionados en la clasificación, el Rutas del Vino se impuso sobre el parqué en un primer tiempo donde la buena defensa local fue la gran protagonista. Los zamoranos cerraron bien la zona interior del campo, obligando a Morgado, la gran amenaza ofensiva de los cordobeses a moverse en varios metros en la posición de pivote, impidiéndole recibir con comodidad. Todo ello sumado a un buen nivel de Lautaro en la portería.

Mientras, en ataque, el Balonmano Zamora golpeada a través de su ya tradicional velocidad y golpes bien ejecutados por los extremos del campo. Los del Ángel Nieto se encontraban con un 3-4 a los seis minutos, muestra clara de los pocos goles concedidos por ambas plantillas, dando la vuelta al resultado en los minutos posteriores para ponerse 10-7 a favor y llegar con un cómodo 13-9 a los cinco minutos finales del primer tiempo. Buen rendimiento en ataque gracias a un Cubillas que lideraba las transiciones ofensivas y con un Jortos que sacó de posición a sus defensores.

Sin embargo, varios goles llegaron en esa recta final, dando emoción al encuentro y demostrando que ninguno de los dos equipos quería perder la cara al partido antes de tiempo, llegando al descanso con un 15-12 que dejaba todo por decidir. Resultado de tres de ventaja que no disminuyó gracias a la barrera que puso el Balonmano Zamora en la última jugada, parando un balón que cogía efecto para engañar a Lautaro, pero que los defensores locales supieron adivinar.

A pesar de lo visto sobre la pista en la primera media hora, el arranque del segundo tiempo sembró muchas dudas entre los jugadores pistacho. Los papeles se intercambiaron, estando mejor defensivamente el equipo andaluz, quien, además, golpeaba en ataque a través del juego directo en la frontal, sin miedo al choque. Dos situaciones que permitieron al Cajasur ponerse a un gol (18-17) a los trece minutos.

Lautaro volvió a salvar a los suyos en una parada con el pie que evitó el empate en una transición rápida, dando un respiro a los suyos al recuperar el balón. Cardosa, Palacios, Ortega y Moyano se colocaban en ese momento con tres goles cada uno, dando buena cuenta de la capacidad goleadora de su equipo, mientras que únicamente Jortos y Cubillas igualaban esos registros en el bando de casa.

Al juego visitante se sumaron decisiones arbitrales que no gustaron al banquillo de Margareto, protestando al ver cómo el Córdoba Balonmano se colocaba por delante en el minuto 18 gracias al 19-20 de Dani Ayala. Aravena empató momentáneamente en el 21, pero Morgado volvió a dejar por delante a los andaluces con el 20-21. Resultado con el que Margareto pidió tiempo muerto a falta de cinco minutos por disputarse, tratando de cambiar un partido que se les ponía cuesta arriba.

El equipo trató de sorprender con pases rápidos y largos, abriendo a la derecha para que Sherman intentase batir a un portero que se estiró y paró con el pie su disparo. La esperanza llegó con un lanzamiento al larguero de los visitantes y el posterior empate a 21 logrado por un Sherman que, esta vez sí, lograba anotar.  

El último minuto y medio dejó una falta en ataque del Balonmano Zamora que reclamó todo el banquillo, dejando clara su postura con un colegiado que fue protagonista en varias acciones. Entremedias, un gol de Jeremy Figueredo para el Cajasur y uno de Jortos seguidamente ponían el 22-22 con el crono marcando un 29:36. Pocos segundos para decidir un choque que terminó decantándose en los mismos, con una posesión larga de los andaluces que culminó en un gol de Morgado en el último segundo para el definitivo 22-23.

Una derrota que certificaba la vuelta a un partido que el Rutas del Vino dominó en el primer tiempo, pero en el que flaqueó tras el descanso y donde encontró demasiado castigo en los lanzamientos al poste, dejando sin premio a un equipo que sigue peleando por llegar en las mejores condiciones a la lucha por la salvación.  

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído