El exjugador del Zamora que ahora triunfa liderando la Provincial de Aficionados

Formó parte de aquel Zamora que quedó a un paso del ascenso a Segunda División en 2008

Carlos García

0 Comentarios

Guillermo Burgos Díez, en un partido con el CD Villalpando
Guillermo Burgos Díez, en un partido con el CD Villalpando

Guillermo Burgos Díez formó parte del mítico Zamora CF que se quedó a las puertas de un histórico ascenso a la Categoría de Plata del Fútbol Español. Ahora, casi 15 años después, continúa su carrera sobre los campos de la Primera División Provincial de Aficionados con el CD Villalpando, club con el que se ha erigido con solvencia y una generosa ventaja sobre sus competidores, como el máximo goleador de la categoría, con 25 goles en los 13 partidos disputados hasta el momento. A sus 35 años, la sombra de la retirada aún no ha empezado a planear sobre un jugador que solo se limita a disfrutar del fútbol haciendo lo que mejor se le da: perforar la portería rival.

Es el máximo goleador, a diez goles del segundo clasificado, de la liga provincial. ¿Cómo valora su temporada hasta este momento?

Bueno yo creo que está siendo buena, al igual que la del resto del equipo. Al final, estamos entrenando un día más y eso se nota a nivel físico y deportivo. Y eso es que además de que yo voy máximo goleador, el equipo va empatado a puntos con los de arriba de la tabla.

¿Cuáles diría que son, pues, las claves para su extraordinario rendimiento, quizá algo mental, además de lo físico?

Sí, bueno. Yo creo que el buen grupo que tenemos. Cuando tienes un buen grupo y te llevas bien con todos las cosas son más fáciles.

Un rendimiento así llama, seguro, la atención de equipos, por lo menos, de Regional. ¿Se ha planteado un cambio de aires, o incluso ha recibido llamadas?

Todavía no he recibido ninguna oferta, ni nada, pero sí que hablo con entrenadores de alguna categoría superior y me intentan convencer. Pero ya con 35 años, ya lo tengo más como hobby, que como intentar buscar algún reto un poco superior. En principio no me planteo moverme de Villalpando.

Según tengo entendido, también está haciendo el curso de entrenador. ¿Qué aspiraciones tiene en ese aspecto?

Sí, es un tema que siempre me ha gustado. Yo entrené niños cuando vivía en Valladolid. El fútbol llega un día que tienes que dejarlo, pero que tienes que dejar el campo y siempre me ha gustado ser entrenador. Además este año salió la oportunidad aquí en Villalpando y nos comentaron que era obligatorio además sacar el C y bueno, me apunté y ahí estamos, con ideas de seguir avanzando.

Formaba parte de aquel mítico Zamora que se quedó a un pasito de Segunda División. ¿Cómo recuerda aquellos días a día de hoy?

Futbolísticamente, la mejor experiencia de mi vida con diferencia. Es verdad que nos faltó el gol, y eso es una espina clavada, pero en realidad tampoco puedo pedir mucho más. Pasar de la Regional de repente a esa fase de ascenso, el ambiente lo recuerdo espectacular, tanto en Zamora como en Vallecas. Fueron 10 días muy bonitos en esa fase de ascenso.

¿Sigue manteniendo contacto con los miembros de aquella plantilla?

Sí, bueno. Tienes el Facebook de alguno, de vez en cuando hablas, o por Instagram... Bueno, por redes sociales sí que hablamos. Es verdad que el tema hablar por teléfono y tal ya no, porque además cuando yo jugaba en el Zamora WhatsApp todavía no existía, entonces no tienes un grupo como tal. Entonces, con alguno sí que se pierde el contacto, pero con otro sí que sigo hablando de vez en cuando.

¿Has llegado a imaginar un posible ascenso a Regional con el Villalpando?

Es muy complicado por el tema patrocinios. Yo no sé si se podría económicamente y bueno, tuvimos la suerte de ascender aquel año de Segunda a Primera, y tuvimos fiesta y estuvo muy bien. Así que imagino que lo de Regional sería más todavía. Pero bueno, habría que ver la situación luego de si se podría ascender o no, si encontramos patrocinadores, que bueno, en eso el presidente se mueve como el mejor aquí. Y si nos cuesta encontrar patrocinadores para una provincial, imagínate para una regional. Pero bueno, la ilusión está. Sobre todo, más que de ascender, de ganar la liga. Eso sería muy bonito, aunque parece que la Bovedana es imparable.

¿Podría decirse que está atravesando una segunda juventud?

Eso me lo dicen muchos rivales, que qué pasa. Y la verdad es que yo mismo también me lo pregunto. Y al final yo lo asocio al físico, ya te digo, entrenamos más y también estoy jugando con veteranos de Rioseco y este verano quedamos campeones de España. Entonces entrenas miércoles, algún jueves que juegas o entrenas con los de Rioseco, el viernes entrenas, el sábado juegas... Entonces es a lo que lo asocio, porque es verdad que físicamente, los años los notas en los gemelos o cosas así, y las lesiones pues me han respetado también.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído