La falta de acierto sigue complicando la vida al Quesos El Pastor

Pese a jugar a buen nivel y tener acciones ofensivas en abundancia, el equipo pecó de falta de puntería a la hora de lanzar a canasta frente a un Al-Qázeres que no perdonó y estuvo por delante desde el primer cuarto. El choque acabó con un 74-56 que deja al CD Zamarat con el objetivo de no volver a tropezar.

 CD Zamarat   Al Qázeres
CD Zamarat Al Qázeres

Si bien el equipo perdió una oportunidad importante en casa frente al Campus Promete, lo ocurrido en Cáceres no cambia las sensaciones de los aficionados zamoranos. Las naranjas comenzaron el partido por delante en el marcador con una buena entrada al duelo, pero pronto se desvaneció acompañado de los problemas de puntería que están siendo el gran prejuicio del club este curso.

Okonkwo y Montoliu conectaron en una rápida transición donde la nigeriana recogió un rebote defensivo y la catalana se encontró bajo el aro rival sin nadie en esa parte del campo para anotar fácil el 0-2. Dos puntos de ventaja que se esfumaron poco después. Abusando del juego interior para buscar la altura de Gidden y Okonkwo, el Zamarat se topó con problemas en los tiros de corta y media distancia.

El juego estaba siendo liderado por Lizarazu, quien no bajó el ritmo y tanto en ataque como en defensa fue de las más destacadas. Pero los cables del Quesos El Pastor no terminaban de conectar. Al-Qázeres respondió y dejó claro que si su rival no aprovechaba sus opciones ellas no iban a hacer lo mismo y endosaron un parcial de 9-0 que dejaba el marcador en un 16-6. Guarismos que cambiaron poco al final del primer cuarto, con un definitivo 18-7 y con un lastre importante en el estado anímico de las zamoranas: el 3/15 en tiros de dos.

Fran García dio entrada a Brooke Salas en el segundo cuarto, siendo la estadounidense la revolución de los primeros compases. La estadounidense anotó nada más entrar y el equipo sumó seis puntos en dos minutos. A gran nivel en la parcela de los rebotes, las naranjas seguían tratando de encontrar el toque de muñeca necesario para acabar unas jugadas que eran buenas pero que no terminaban de la manera deseada.

El entrenador pidió un tiempo muerto para intentar que el cambio de rumbo fuese definitivo y acortar el 27-16 que reflejaba el marcador a falta de 3:48, aunque no hubo fortuna. Jones anotó y se encontró con una respuesta de Lizarazu, siendo la madrileña la autora de un triple en la siguiente jugada para poner el 36-23. El descanso llegó con un 38-23 donde Gidden, Lizarazu y Salas eran las más destacadas con 15 puntos repartidas igualmente entre las tres.

La debacle llegó en el tercer cuarto. Al-Qázeres encontró buenos lanzamientos y no los desperdició. Las cacereñas anotaron 23 puntos en estos terceros diez minutos, mientras que el Zamarat se quedó en 12 en su cuenta particular.

La falta de puntería continuó siendo el gran lastre visitante. El equipo estaba en el tercer cuarto con 27 puntos anotados en 45 lanzamientos, síntoma inequívoco de que algo no terminaba de funcionar. Gidden fue la máxima anotadora en el tercer cuarto por parte de las zamoranas con seis puntos, pero su aportación no fue suficiente para cambiar una mala dinámica que concluyó con un abultado 61-35.

El último cuarto no dejó grandes cambios sobre la pista extremeña. El Quesos El Pastor subió el nivel, anotando más y dando mejores sensaciones, pero ya era tarde. Las de Fran García, lastradas por el rendimiento de los cuartos anteriores, no pudieron dar la vuelta a un marcador que estaba visto para sentencia y que terminó registrando un 74-56 que deja muy tocado al Zamarat.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído