Un gran Zamarat disfruta a costa del Córdoba

Las de Ricardo Vasconcelos demostraron su mejor nivel defensivo para lograr su sexto triunfo consecutivo (76-44)

Zamarat   Milar Córdoba (54)
Zamarat Milar Córdoba (54)

Dejando atrás el arranque dubitativo del inicio de liga, el Zamarat encara ya el asalto al ascenso y este sábado tenía un compromiso importante ante un Milar Córdoba de la zona baja.

Realidades muy distintas, con las visitantes sumando cuatro derrotas consecutivas frente a los cinco triunfos seguidos de las naranjas. Sin embargo, las andaluzas llegaban con los refuerzos de las húngaras Varga y Licskai, dos jugadoras con las que esperan dar el salto de calidad necesario para salir de la zona baja.

El encuentro demostró la igualdad de fuerzas entre ambos conjuntos, con un Córdoba manteniendo el pulso pero incapaz de frenar a Ezeigbo bajo el aro. La pívot fue la gran amenaza local, yéndose hasta los 11 puntos en un primer cuarto que terminó con un 16-17 que dejaba patente que no iba a ser sencillo.

Los siguientes minutos mostraron una mejor versión de las de casa. El Zamarat se impuso sobre el parqué físicamente y logró dar la vuelta al marcador hasta firmar una ventaja de tres puntos con el 30-27 a falta de dos minutos.

Latorre robó un balón y dio una buena asistencia en un dos contra uno para Ezeigbo, anotando el 32-27 para que las naranjas firmases su mayor distancia en el partido. Cifras que pudieron aumentar tras otro error visitante, pero que las zamoranas no aprovecharon al errar tres lanzamientos consecutivos. Así, el descanso llegó con un 32-29 a favor de las jugadoras dirigidas por Ricardo Vasconcelos.

La vuelta a la pista del pabellón Ángel Nieto mostró un ritmo más bajo de anotación. Con el Zamarat concentrado en las labores defensivas, el Milar Córdoba anotó cinco puntos en los primeros cinco minutos, aunque las zamoranas solo sumaron uno más (40-33).

Pero el paso del reloj despertó a las locales, quienes se pusieron doce arriba con el 47-35 gracias a su primer triple del partido tras ocho intentos. Acierto de Lahuerta que convirtió una canasta que obligó a la entrenadora andaluza a pedir tiempo muerto. Un tercer cuarto que terminó con el 51-37 que presagiaba el triunfo de un Zamarat muy preciso en defensa.

Con tal diferencia, el encuentro entró en una fase ralentizada en el último cuarto. Las locales continuaron presionando y haciendo daño a unas rivales bajas de ánimo, incapaces de frenar los ataques de unas zamoranas que se pusieron 67-41 tras un gran arranque. Con el partido roto, las de casa siguieron a lo suyo y terminaron imponiéndose con un abultado 76-44.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído