La intrahistoria del decisivo gol de Valentín para doblegar al Atlético Astorga

El asistente del gol fue Garban, que en principio iba a ser sustituido a falta de diez minutos para el final del partido. La lesión de Carlos Parra obligó a cambiar los planes de David Movilla y gracias a eso, el salmantino puso el centro medido que acabó con el soberbio testarazo del ariete para darle al Zamora tres puntos muy importantes ante un rival directo.

 DSC 1447
DSC 1447

Garban, que ha estado fuera del equipo un mes por una lesión en el hombro, regresaba este pasado domingo al once inicial del Zamora. El salmantino mostró un tono físico más que aceptable para haber estado lejos de la competición cuatro semanas. No era fácil afrontar un encuentro muy exigente en casa de uno de los favoritos del grupo, el Atlético Astorga, y el charro lo hizo. Y no solo eso, ya que Garban sumó los noventa minutos sobre el terreno de juego.

“Me notaba cansado al final, porque es normal después de varias semanas sin competir. Pero estoy contento por coger minutos de juego, por sumar tiempo en el campo para alcanzar mi mejor estado de forma, y poder ayudar al equipo en lo máximo posible”, explica el jugador después del triunfo de su equipo en Astorga, haciendo referencia a los noventa minutos que aguantó sobre el terreno de juego después de salir de lesión.

Precisamente fue él quien asistió a Valentín en el gol del triunfo en la última jugada del choque: “Sabíamos que eran los últimos segundos, teníamos que crear otra oportunidad más de peligro y la verdad que me llegó un buen balón, la intenté poner lo mejor posible y Valentín hizo un remate buenísimo que nos permitió sumar tres puntos muy importantes para el equipo”, recuerda sobre esa acción que resultó determinante en el último suspiro del encuentro.

Ese gol y ese pase tienen una intrahistoria. Y es que según desvelaba David Movilla en sala de prensa después del duelo, la idea del cuerpo técnico no era darle todo el partido al salir de una lesión. Pero las circunstancias hicieron que el extremo tuviera que jugar el encuentro completo. Esas circunstancias fueron la lesión de Carlos Parra. 

Guille Perero estaba ya preparado para entrar al terreno de juego para sustituir a Garban, y justamente cuando se iba a producir el cambio, Parra sufría un golpe en la cabeza y se mareaba. Ante eso, Movilla se vio obligado a mandar a Perero de nuevo al banquillo y sacar a Raúl Álvarez al terreno de juego. Ese cambio de planes mantuvo a Garban en el campo y de sus botas nació el pase decisivo para el gol en el descuento del Zamora.

Ahora llega otro duelo complicado con la visita del Real Ávila al Ruta de la Plata, el último equipo que ha ganado en el Ruta de la Plata en partido oficial. Fue en la segunda jornada de la temporada pasada. Desde entonces, los zamoranos no han recibido ninguna derrota en su feudo, tampoco en la fase de ascenso. “Viene el Ávila, que es un equipazo, que estará arriba y debemos preparar bien el partido. Con nuestra gente y nuestro campo, queremos darles otra alegría”, finaliza Garban.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído