Javier Vaquero, ciclista invidente zamorano: ''Me gustaría estar en Paris 2024''

Serían su segunda participación en unos Juegos Olímpicos tras Barcelona 92

Javier Vaquero
Javier Vaquero

Desde el municipio de Gallegos del Río, en una jornada apacible de pesca, el ciclista invidente zamorano Javier Vaquero inicia este 2023 con su incorporación al equipo ciclista Zamora Enamora y con el que correrá diferentes pruebas a lo largo y ancho de toda la geografía española.

A sus 48 años de edad, a sus espaldas deja una participación olímpica en Barcelona 92 y numerosos campeonatos de España e internacionales en una disciplina que nada tiene que ver con la que ahora práctica, la natación.

¿Quién es Javier Vaquero?

Bueno, Javier Vaquero es una persona de Gallegos del Río, de 48 años… que se tuvo que ir a Madrid a un colegio de la ONCE con 10 años y en el que estuve estudiando hasta que, con 20 años, terminé los estudios y me fui a trabajar a Valencia. En mi juventud practicaba natación, participe en varios campeonatos y con algunos resultados a nivel internacional de primeros puestos…fui campeón de España de natación y en el 1994 deje la natación porque me desmotive y como siempre me había gustado el ciclismo pues empecé con él. Luego empecé a trabajar y lo dejé. A mí siempre me ha gustado cuidarme y practicar deporte, pero ya fue fuera de la competición y hace cosa de tres años lo retomé.  Le dije a mi sobrino de hacer el camino de Santiago en tándem y él me dijo si conocía la Titan Desert y yo pensé que si hubiera podido hacerla antes…me dijo que si la haría y le dije pues vamos. Empezamos a preparar el reto, cogí un entrenador personal y para allá que nos fuimos.

¿Cómo es su infancia con la pérdida progresiva de la visión?

Bueno, mi infancia empieza con un glaucoma congénito, es de nacimiento. Estuve en el colegio del pueblo hasta los 8 años, luego fui a Fonfria y ya un día…yo veía mal, veía para defenderme, pero mal y un día un oftalmólogo en Zamora le hablo a mi madre de la ONCE y le dijo que para mí sería muy importante y en medio año estaba en Madrid. Una infancia como un chaval más, con mis limitaciones, pero normal. A los 23 ya vivía en Valencia y ya me quedé ciego total. Adaptarte y continuar. La vida son retos y el perder la vista fue uno más tenía que adaptarme.

Ahora le vemos competir en una bicicleta, pero usted fue paralímpico en una disciplina que no tiene nada que ver…que es la natación. ¿Cómo empieza su afición al deporte y como son los primeros años?

A mí siempre me gustó el deporte, yo empecé natación porque en el colegio de la ONCE donde estaba había equipo y se me daba bien. Cuando ves resultados y que vas ganando pues le gusta a todo el mundo, pero para mí, mis ídolos en los que yo me fijaba eran Perico Delgado y Miguel Indurain. En el equipo ya me decían que porque no lo dejaba y hacia ciclismo. Lo primero que hice fue hacer ciclismo a los 15 días de dejar la natación. Para el deporte lo que más tiene que ir bien es la cabeza y si tu no estas motivado para aguantar el sufrimiento o el esfuerzo mental que requiere el deporte de alta competición no vas a sacar resultados.

¿Alguna vez tuvo la sensación de que se infravalora el deporte paralímpico?

No considero que se infravalore, pero está claro que en el deporte prevalece de la rentabilidad. Cuando hacia deporte paralímpico teníamos muy pocos apoyos y ahora se tiene mucho más apoyo y se pueden incluso dedicar exclusivamente a la práctica del deporte, algo que en mi época no. La gente que vive en España del deporte es de 4 o 5 deportes.

¿Cómo es su vida actualmente? ¿A qué dedica y donde se encuentra a Javier Vaquero?

Actualmente no tengo actividad laboral desde hace seis años que me dieron una incapacidad para mi profesión y me dedico al deporte, a mis actividades...tengo mi familia, mi hijo…

¿Qué es lo más importante para su deporte? 

Para mí, en el tipo de deporte que yo practico, es muy importante la tercera persona. Siempre necesito de una tercera persona para esta actividad. En Valencia tengo más pilotos. Si no tengo piloto no puedo hacer la actividad.

¿Cómo es la relación con los pilotos?

Se empieza por una relación de ir probando y luego detrás del deporte llega la amistad. Hay algún piloto con el que ya no salgo, pero mantenemos la amistad. Hay que entenderse y yo hacia el piloto debo tener confianza total de hacer todo lo que me diga y fiarme de él.

No todos pueden decir que han corrido una titan desert y, sin embargo, usted puede. ¿Cuáles fueron sus sensaciones?, ¿Con qué recuerdo se queda?

Con terminar la primera etapa. Llegar a Marruecos y decir estoy aquí. Agradezco a todas las empresas e instituciones que me ayudaron a llegar allí, a la Diputación, Moralejo Selección y Ternera de Aliste. Fue muy importante, hace quince años cuando oí hablar de ello pensaba que con 20 años lo hubiera reventado. Fui con 46 y los sueños se hacen realidad. La primera etapa con mucha emoción, terminamos primeros en tándems y de 440 terminamos el 218 en la general. Muy bien para las pretensiones que teníamos. Este año tengo pensado hacer carretera, también algo en pista y quiero volver a intentar en 2024 la Titan Desert.

Con el listón tan alto… ¿Qué hay en el horizonte? ¿Cuáles son sus próximos retos o donde está el límite?

No lo sé. Si me lo preguntas hace cinco años te hubiera dicho que no me plantearía nada, pero los limites me los va a poner la carretera. Para mí la práctica del deporte es bueno y muchas veces pienso que para la gente que no se anima a practicar deporte, que me vean a mí, me gusta que pueda servir de motivación y que vean que si se quiere se puede y si te quedas en el sofá no lo vas a conseguir.

En carretera depende de lo que haga esta temporada se me pasa un poco por la cabeza la idea de por qué no ser paralímpico 32 años después. Me gustaría estar en Paris 2024 pero de los resultados que saque esta temporada vere a donde puedo llegar la próxima temporada.

En este 2023, va a correr bajo los colores del Zamora Enamora. ¿Qué supone para usted la apuesta que se ha hecho y qué resultados espera obtener?

Para mi significa mucho. Soy zamorano y me siento zamorano de los pies a la cabeza, aunque las circunstancias me hayan hecho vivir fuera. Estar dentro para mi es muy importante y llevar eso por toda España es una pasada, es lo más. No sé qué resultados sacare, pero voy a dar lo máximo de mí y la carretera nos pondrá en nuestro sitio.

Diferentes modalidades… ¿Cuál es la que más le gusta?

Voy a hacer en un principio carretera, alguna otra de gravel y alguna más de BTT. Para el verano tengo un reto pensado que me ha dicho mi sobrino que si estoy un poco loco y quince minutos después me ha confirmado que lo hacemos. Kilómetro cero, desde Aliste a Madrid en un día, lo haremos en verano y serán en torno a 320 kilómetros. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído