Liedo: “No soy una mujer de fútbol, pero trato de rodearme de quien sí lo es”

La nueva presidenta del Zamora CF ofrecía este viernes una semblanza de su vida para darse a conocer a la masa social del club rojiblanco. Reconocía su inexperiencia en el mundo del fútbol pero afirmaba que lo paliará rodeándose de “socios con más de treinta años en el Zamora, personas que ya han dirigido otros clubes y ex directivos que ya conocen la realidad del club”.

0 Comentarios

El Zamora tiene nuevo presidente. Concretamente, presidenta. Por primera vez en sus casi cincuenta años de historia, la entidad rojiblanca estará comandada por una mujer. Una mujer que este viernes asumía el cargo y lo hacía mostrándose ante la masa social del Zamora, explicando quién es, de dónde viene y por qué se embarca en esta complicada aventura. Didia Liedo leía esta carta a modo de presentación:

Hoy es un día muy especial para todos nosotros.  Cuando presentamos nuestra candidatura, esperábamos tener por delante una ardua tarea de información para explicar al socio nuestro proyecto y nuestros planes de futuro para el Zamora; y confiábamos en ganar al electorado a golpe de argumentos y razones, que posteriormente se materializaran en las urnas. 

No ha podido ser así. Lamentamos profundamente que la candidatura que, según las informaciones publicadas, ya tenía todo a su favor para hacerse con la seguridad y tranquilidad económica del club, no haya podido presentarse por motivos personales de última hora. Esta directiva nunca ha pretendido dividir a la masa social, muy al contrario, pretendemos sumar. Ni que decir tiene, que estamos abiertos a todas las personas y todo tipo iniciativas que quieran ayudar y colaborar, como ya dijimos hace unos días. Se trata de aunar esfuerzos y de colaborar con todos los que generosamente quieran ayudar al Zamora CF, y aquí estamos abiertos a recibir cualquier tipo de colaboración. Vaya por delante nuestro sincero agradecimiento, el mío propio y el de la junta directiva, en nombre de todos los socios y aficionados al Zamora.

Ante las diferentes opiniones que se han vertido en estos días sobre mi falta de experiencia en este campo, me veo en la obligación de hacer un poco de historia sobre mi vida. Llevo más de 15 años colaborando con diferentes asociaciones sin ánimo de lucro, realizando diferentes funciones. Desde colaboraciones puntuales, hasta diferentes cargos de responsabilidad como Secretaría, Tesorería y Vicepresidencia, sin contar los dos años que he dedicado al Zamora CF. He desempeñado funciones de comercial, relaciones públicas y con las instituciones, de forma continua e ininterrumpida desde hace cinco años.

Tengo formación administrativa, y he trabajado en diferentes sectores y ámbitos, pero siempre anteponiendo mi principal preocupación, que son mis hijos y mi familia.  Los últimos años he estado en constante formación, y compaginando la colaboración con mis tres pasiones actuales: 

Asociación Cultural Castrotorafe (de mi pueblo: San Cebrián de Castro), con la que en la actualidad, solo tengo colaboraciones puntuales;  Asociación de afectados por el déficit  de atención con o sin hiperactividad, AZADAHI, en la que ocupo el cargo de tesorera y vicepresidenta, y a la que dedico todo el tiempo que precisa, y se lo dedicaré aunque me lo tenga que quitar de dormir (en esta Asociación nos dedicamos a dar a conocer el trastorno, que afecta a una 6,7% de la población, desgraciadamente la mitad de los afectados están aun sin diagnosticar. Este trastorno afecta gravemente a las familias y al ámbito educativo, y nuestra otra prioridad es el  apoyo y orientación a los afectados y sus familias. Desde aquí, quiero aprovechar para invitarles a nuestra IV Semana sobre TDAH que se celebrará en entre el 17 y el 23 de junio). También tengo en mente otro proyecto social, no menos importante, y del que informaré en cuanto dé sus primeros pasos.

Y por último, dos años en el Zamora CF, en el que también he participado de comercial y relaciones públicas  con trabajadores, padres, empresas e instituciones cuando así se ha precisado, ejerciendo así mismo labores de secretaría.

Es bien cierto y sabido, que no soy mujer de futbol. Precisamente por eso, me he rodeado de gente que si lo es: desde la experiencia de contar directivos con más de 30 años de antigüedad como socios, con experiencia en la dirección de otros clubs, y ex directivos que  conocen el día a día, y mejor que nadie los problemas. No se parte de cero, cuento con un buen equipo. 

Los que ya me conocen, también saben que soy mujer de proyectos. Entre mis principales defectos, la persistencia y testarudez en sacar adelante todo aquello en lo que creo, y que considero que merece la pena invertir esfuerzo, trabajo e ilusión. Hoy por hoy, no es mi única prioridad, pero sí tengo especial fijación por sacar adelante este maravilloso y ambicioso proyecto en el que a no solo a nivel personal estoy totalmente implicada, sino que también toda mi familia lo está, desde que entré en la Directiva de Segismundo Ferrero. Todos mis proyectos llevan implícitos a mi marido y mis hijos, esté o no, ocupando cargos relevantes. A día de hoy, bien podían haber estado todos oficialmente como directivos, porque si hay algo de lo que puedo presumir a día de hoy, es de contar siempre con el apoyo incondicional de los míos; esto es lo que hace que continúe año tras año colaborando en proyectos que no te reportan ningún beneficio económico, muy al contrario: gastos, pérdida de tiempo, de ocio, de familia, de descanso… etc., pero repito, siempre me ha compensado en otras formas; principalmente: la satisfacción de ser fiel a mis principios y de luchar por el beneficio de las personas que me necesitan y con las que siempre he creado fuertes vínculos de amistad y respeto.

Hace dos años que Segismundo Ferrero llamó a mi puerta para pedirme ayuda, y me dijo las palabras  mágicas: “siempre hay algo que puedas y sepas hacer. El Zamora nos necesita a todos”.  Pues bien, desde ese día es lo que he hecho. He aportado lo mejor que tenia y podía para el Zamora. Sé lo difícil que es entrar en un mundo de hombres y además, no poder demostrar mis conocimientos futbolísticos, porque carezco de ellos y nunca he tratado de presumir de lo que no soy. Solo puedo presumir de no amilanarme ante ningún reto del que me creo capaz de sacar adelante. Me considero mujer, y como tal, una luchadora incansable y una defensora a ultranza de mis principios. Y desde que entré aquí, es lo que he hecho, luchar por lo que creía justo y necesario.

El primer año de mandato en este mundo de hombres y de futbol, me limité a aportar todo lo que pude, sin entrometerme en las materias que desconocía, máxime cuando en la directiva había personas con sobrados conocimientos y experiencia. Desde hace varios meses empecé a poner de manifiesto mis desacuerdos en ciertas materias y las hice patentes en todas las ocasiones. A veces, me enteraba tarde, y otras, al no contar con la mayoría de apoyos, he aceptado de buen grado las decisiones tomadas. Hubo varios momentos en los que decidí dimitir, pero la situación tan optimista existente dentro del ámbito de la competición del primer equipo, me hizo desistir en varias ocasiones de presentar mi dimisión. Cómo ya he dicho antes, mis principios y mi compromiso de ayudar y no entorpecer, me han tenido presa hasta el momento, en que la situación para mí fue muy difícil y ya no había posibilidad de insuflar perjuicio alguno al equipo y al club.

Por lo tanto, en ningún momento traicioné al Presidente ni a la directiva. Ellos eran conocedores de mi forma de pensar y de cuáles eran los motivos de no haber renunciado antes. Cada uno defiende sus opiniones y para mí son totalmente respetables aunque no las comparta.

Respecto a mi colaboración o simpatías con la Plataforma, debo remontarme a diciembre de 2016, cuando el ex-tesorero Manuel García nos habló de un amigo suyo que estaba interesado en hablar con nosotros y ofrecernos su ayuda y hablarnos de un proyecto. Aceptamos e invitamos a Manolo para que hiciera de intermediario.  Desde el primer momento,  nuestro interlocutor dejó claras sus intenciones y toda la Directiva las vio bien, salvo pequeñas dudas que surgieron. En la segunda reunión en el Ruta de la Plata, el Presidente me nombró representante de la directiva para trabajar con el grupo de socios encabezado por Francisco Sánchez.

El primer paso a seguir fue el de contactar con la Real Federación Territorial de Fútbol de Zamora y consultar dicha iniciativa, que en su momento fue apoyada, aunque posteriormente se cambiara de opinión.  Seguro que hubo motivos de peso para ello.

A partir de este importante y necesario trámite, que ponía de manifiesto la necesidad de la reforma del artículo 12, yo mantuve tres o cuatro reuniones más y aporté mis opiniones y consideraciones al grupo. Algunas fueron bien acogidas  y otras desestimadas. Es lo que tiene trabajar en equipo y someterse a los procesos democráticos. Finalmente se aprueba el  artículo definitivo y personalmente llevo al club de forma extraoficial para que lo conozcan los directivos de primera mano. Es en este momento cuando inexplicablemente para mí, el Presidente empieza a discrepar y termina por solicitar la petición con el 10% de los socios para convocar la Asamblea Extraordinaria, reconozco que tal decisión me causó gran asombro, pero como siempre, respeté. A partir de aquí, todo se va enmarañando y hay varias desavenencias entre el presidente y mi persona como secretaria, creándose en momentos puntuales un tenso ambiente en el cual hemos trabajado estos meses. En este periodo se nombra a Pedro Ruiz como nuevo enlace de la directiva. El día de la Asamblea el presidente presenta su alegato del NO, el cual desconocía hasta ese momento y que no compartí. Toda persona tiene derecho a cambiar de opinión y a expresarla libremente, motivo por el que decido no intervenir. Ante todo, mi respeto a la Institución que represento y a mi Presidente. 

Finalmente, los constantes desacuerdos, y el que se fuera dilatando la convocatoria de las elecciones, a sabiendas de que no se jugaba en beneficio del club, terminó desembocando en la dimisión, que fue pospuesta siete días a la espera de la citada convocatoria de elecciones.

En ningún momento he tratado de perjudicar al club, ni al presidente, ni a mis compañeros de directiva, es más, siempre tendrán mi cariño, respeto e infinito agradecimiento por el trato y afecto con el que me recibieron y me honraron durante todos estos meses. Estar en desacuerdo con una gestión o con asuntos puntuales, no tiene nada que ver con el trato personal y familiar que he tenido con todos y cada uno de ellos. Como Presidente, ha cometido errores y aciertos, como cualquier persona, pero puedo asegurar que ha trabajado y dedicado tiempo y esfuerzo hasta límites insospechados. Por todo esto mi paso por la directiva no fue tan malo, también ha habido muy buenos momentos. La prueba está, en que a pesar de lo duro del trabajo y lo ingrato de las decepciones, los representantes de la plataforma solicitaron mi colaboración para preparar una candidatura en el caso de estricta necesidad, por si no se presentaba nadie. Y accedí finalmente a dar respuesta positiva a la confianza depositada en mí.

Soy una persona abierta y extrovertida, hago amistades con mucha facilidad, y prueba de ello, es que congenié rápidamente con las personas a las que conocí durante este corto periodo de tiempo y que al igual que con la anterior directiva, también puedo presumir de sentirme arropada y querida por ellos. Quiero dejar bien claro, a pesar de las dudas que puedan causar a cualquier socio u oyente, que esta candidatura a tomado forma en dos meses, y que una vez confeccionada, y ante las constantes invitaciones “a dar la cara”, “a tomar nuestra propia medicina” y mensajes similares, se fortaleció  nuestra convicción de que esta propuesta no solo era necesaria, sino que también era la más adecuada para desarrollar y demostrar su valía en forma de candidatura a las elecciones. 

Una vez más, quiero dar las gracias a los medios de comunicación que han sido fieles a la información recibida y transmitida a sus seguidores. Es cierto que no se puede esperar menos de un profesional de la información, pero así todo, mi más profundo agradecimiento y el de todo mi equipo.

Gracias a este gran grupo de personas, que durante estos dos últimos meses han trabajado y renunciado a parte de su vida, su trabajo y su familia, para sacar este proyecto adelante, un proyecto en el que creemos y confiamos llevar a buen puerto, y nunca mejor dicho.

Y muchas gracias y un reconocimiento muy especial para nuestros padres, mujeres, marido e hijos a los que nunca se les reconocerá su comprensión y su compromiso con el Zamora. Valorar la paciencia que tienen con nosotros, porque a veces, olvidamos que tenemos más obligaciones que atender al Zamora. Ellos ya saben lo que es sentir y sufrir al Zamora CF. Por todo esto, nos sentimos muy agradecidos y afortunados.

Hoy empieza una nueva era para todos nosotros, es un gran reto, esperamos estar a la altura y trabajaremos para hacer realidad todas nuestras propuestas. No estamos solos, lo sabemos, nos lo habéis hecho llegar en estos días con cientos de mensajes, palabras de ánimo y cariño. Y no dejéis de recordarnos nunca cual es nuestra obligación, queremos teneros cerca, para ayudarnos y para corregirnos. Queremos contar con todos, porque este Zamora no es solo nuestro, es todos: de socios, patrocinadores, colaboradores, y por supuesto,  de las Instituciones.

Hagamos realidad un sueño, una ilusión. Hagamos realidad “Sentir al Zamora, otra vez” ¡¡¡ AUPA ZAMORA !!!

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído