Con el pitido final, la alegría y la celebración se apoderó del Ruta de la Plata. Pese a que algunos aficionados decidieron salir del campo para evitar el atasco de cada domingo, la gran parte de los hinchas aguantaron varios minutos en sus asientos para celebrar el campeonato. Hacía casi dos décadas que el Zamora no se proclamaba campeón de liga y había que festejarlo. 

Para algunos fue una celebración excesiva, pero solo jugadores y cuerpo técnico saben el grado de tensión y presión que han soportado durante una campaña en la que todo el grupo les daba como claros favoritos y debían cumplir sobre el césped.

Por eso, para liberar esa tensión y presión acumulada, los jugadores celebraron por todo lo alto el título de liga. Eran conscientes que el verdadero objetivo está por llegar, pero también conocían el significado de haber sellado la primera plaza. Camisetas conmemorativas de campeones de liga empezaron a aparecer a falta de cinco minutos para el final. Además, el champán se descorchó sobre el césped y también en la zona de vestuarios. 

Los jugadores agradecieron a la hinchada su apoyo y mantearon a Balta como capitán del barco. Tampoco faltaron las fotos, los vídeos, los famosos ‘periscopes’ y los petardos, que retumbaron dentro de las instalaciones del municipal zamorano. Y después, cena de celebración para festejar el campeonato. En definitiva, una fiesta completa merecida tras una temporada regular intachable en cuanto a resultados y que debe servir como ensayo general para la verdadera fiesta que debe llegar el último fin de semana del mes de mayo con la consecución del ascenso.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído