Otro golpe encima de la mesa

El Zamora CF arranca una victoria muy trabajada en casa del Atlético Bembibre gracias a dos acciones a balón parado. Diego Ortiz fue el asistente en ambas y Eguileor y Juan de la Nava los ejecutores. La diana del mediocentro charro no llegó hasta el minuto 85. Entre medias, mucha igualdad en un duelo de una tremenda intensidad en el que el Zamora trató de llevar el peso del juego ante un Bembibre con mucho peligro en vanguardia.

 Otro golpe encima de la mesa
Otro golpe encima de la mesa

El Atlético Bembibre y el Zamora CF saltaron al terreno de juego con el ansia de llevarse el encuentro y así lo demostraron de inicio. Mucha intensidad, mucha velocidad y llegadas a la portería rival. Las ocasiones se sucedían y se alternaban en una y otra meta. Miguel Cabral y Aleixo Cabral eran un quebradero de cabeza para la defensa del Zamora, que ya en la primera jugada vio como Aleixo fallaba una ocasión clara tras un centro lateral. Los pupilos de Miguel Losada no renunciaban a su juego, pese a la salida con ímpetu del Bembibre, y Raly Cabral y Eguileor se mostraron muy activos. Los zamoranos estaban bien apoyados en un mediocentro muy sólido y a partir de ahí comenzaron a crear peligro.

Tras veinte minutos de mucha igualdad, el duelo ya fue al esquema que quería cada entrenador. Losada apostaba para su equipo por un juego más de toque, de combinación, de aperturas por las bandas y de velocidad; mientras que los locales planteaban una defensa muy seria y un juego vertical hacia Miguel Cabral, solo en punta, y que gozó de dos ocasiones claras que tiró fuera en sendos manos a manos con el arquero del Zamora.

Pese a esos sustos, el que más proponía era el Zamora. Caramelo, Eguileor y Diego Ortiz se encontraron con Ivanildo en disparos desde la frontal. Poco a poco los jugadores de Losada se iban imponiendo y pasada la media hora conseguían avanzarse en el marcador. Pistu mandaba al palo un córner botado por Diego Ortiz, y en la acción siguiente, otro córner de Ortiz lo remataba de un testarazo inapelable Iñaki Eguileor.

Con ese 0-1 se llegaba al descanso. El Zamora estaba cómodo con el partido que se estaba dando aunque la presencia inquietante de Miguel Cabral arriba generaba mucha incertidumbre a la retaguardia. Tras el paso por los vestuarios el Bembibre se mostró como un equipo más incisivo y se adueñó del partido. Al Zamora le costaba mucho más triangular, pero pese a ello Raly Cabral pudo hacer el segundo en un mano a mano con Ivanildo en el que no supo definir. Justo en la acción siguiente, y tras perdonar, un fallo garrafal por falta de contundencia de la defensa del Zamora acabó en un pase lateral y un remate en boca de gol de Miguel Cabral.

Restaba media hora y empezaba un encuentro nuevo. Un duelo de mucha intensidad y tensión que podía caer para cualquier lado. Los dos equipos tenían sus minutos de dominio y el partido iba avanzando. Pese a ello, los goles no llegaban y parecía que el reparto de puntos sería definitivo. Pero en el minuto 85 volvió a aparecer la eficacia del Zamora a balón parado. Falta ejecutada magistralmente por Diego Ortiz y remate de Juan de la Nava en el segundo palo. Gol y alegría desbordada en un Zamora que supo sufrir hasta el pitido final para sumar una victoria de oro en un campo muy exigente que le permite mantener el pulso por la cuarta plaza con Unionistas.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído